Dan plazo hasta el lunes para desalojar

A partir de las 12:01 a.m, el LAPD hará cumplir ordenanza de no pernoctar en parques

Guía de Regalos

Hasta el primer minuto del lunes 28 de noviembre, dentro de dos días, es el plazo que el alcalde Antonio Villaraigosa dio ayer a los manifestantes que durante 56 días han permanecido en el campamento del movimiento Occupy LA.

El anuncio del inminente desalojo lo hizo Villaraigosa la tarde del “Viernes Negro” con el argumento de que el gobierno municipal no puede mantener la seguridad pública de un campamento a largo plazo.

Los integrantes del movimiento Occupy LA repudiaron el anuncio del alcalde y advirtieron que no se irán. “Creo que por primera vez nos está mostrando sus verdaderas intenciones y cuál es su plan para este campamento”, dijo Clark Davis, quien ha estado acampando desde el primer día de “ocupación”, el 1 de octubre.

“Es difícil saber qué pasará, no sabemos qué tanta gente se quedará, qué tipo de redada llevarán a cabo, qué tan preparados están, pero mucha gente no se irá”, agregó Davis.

A las 12:01 a.m. del lunes, agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) estarán haciendo cumplir la ordenanza municipal de no pernoctar en los parques públicos, precisó Villaraigosa.

Para Villaraigosa, es tiempo ya que el movimiento Occupy LA se mude a otro lugar para propagar su mensaje de justicia social y restaurar el balance de la sociedad estadounidense.”Es hora de cerrar el parque… por razones de seguridad pública, de salud pública y de seguridad del mismo campamento”, dijo el alcalde.”Y para tu seguridad política también”, lo interrumpió uno de los manifestantes de Occupy LA que se logró colar a la Oficina de la Alcaldía donde se llevó a cabo la conferencia de prensa.

El hombre le indicó al alcalde que el movimiento Occupy LA rechazaba su decisión y le reprochó que no hubiera dialogado con la Asamblea General.El alcalde continuó su discurso pidiendo a los ocupantes que se retiren del campamento de manera pacífica.

El cierre del parque, explicó, incluirá una serie de medidas que permitirán a los manifestantes recoger sus pertenencias.Indicó que se estarán repartiendo volantes bilingües para advertir del desalojo y fecha límite, que habrá trabajadores sociales informando sobre servicios disponibles, que a partir del lunes habrá 50 camas vacantes para indigentes que viven en el campamento, que se permitirá estacionarse en las calles aledañas al City Hall para el retiro de sus tiendas de campaña, y que las escalinatas de la calle Spring permanecerán como foro público para la libertad de expresión.

Villaraigosa estuvo acompañado por el jefe del LAPD, Charlie Beck, quien aseguró que darán tiempo a los manifestantes de retirarse con sus pertenencias y que estarán haciendo varias advertencias antes de utilizar la fuerza y realizar arrestos a quienes se resistan al desalojo.

Las autoridades advirtieron que quienes se opongan al desalojo, serán arrestados.”Es una advertencia muy agresiva considerando nuestra relación con la Ciudad, estoy muy triste por esta advertencia, creo que la Ciudad nos había estado apoyando, creo que menos de 72 horas de aviso es muy poco tiempo cuando hay mucha gente desamparada”, mencionó otra de las ocupantes, Alissa Kokkins.Y agregó: “Nos hubiera gustado que estuvieran aquí en el campamento y tuvieran un diálogo verbal y directo con nosotros”.

Previo al anuncio, trabajadores de la ciudad colocaron letreros donde se indicaba que conforme a la sección 63.44 del Código Municipal no se puede acampar y que ninguna persona podrá entrar o permanecer en el parque de las 10:30 de la noche a las 5:00 de la mañana.

Luego de leer el letreto, el ocupante Elijah Wolf, de 21 años de edad, dijo que se trata de un acto anticonstitucional.

“Porque tenemos el derecho a la libre expresión bajo la Primera Enmienda, esta es una asamblea pacífica en la que estamos ejercitando nuestra libertad de expresión”, comentó. “Con esto estamos demostrando al mundo que en Estados Unidos no hay libertad de expresión si no tienes suficiente dinero”.