Pequeños negocios estimulan sus ventas

Intentan darles impulso tras el 'Viernes Negro' de las grandes tiendas

Scream Shoe, una zapatería de moda de Huntington Park, sabe servirse de las invenciones de la mercadoctecnia para aumentar sus ventas.

A lo largo de un buen tramo del bulevar Pacífic, la vía comercial más importante y animada de esta ciudad del sur de Los Ángeles, este era el único negocio que ayer acogía activamente el Sábado de Pequeños Negocios (Shop Small), una invitación tras el “Viernes Negro” a que los compradores adquieran sus regalos navideños en tiendas pequeñas.

“Nos ayuda mucho con la promoción que pusimos; tambien lo anunciamos en Internet. Lo promocionamos más que otras tiendas”, explicó Yerania Yarza, dependienta del negocio.

“Tratamos de poner los zapatos lo más baratos que se pueda tratando de no perder dinero. Nadie sale de aquí sin una oferta”, añade.

En la tienda no hay sitio donde no aparezca desplegado un cartel anunciando las promociones del día. En algunos casos las ofertas ascienden hasta un 75% de descuento.

A diferencia de otros que compiten con la zapatería, a Scream Shoe no le faltan clientes. Los estantes están surtidos de lo último, explica Yarza. Uno de ellos está dedicado a una línea de zapatos de plataforma y colores llameantes, Iron Fist. Enfrente hay una colección de botas Doc Martens, y la empleada afirma que Scream es la única tienda que los vende en todos los alrededores. Además de zapatos, hay bicicletas en venta.

“Los compradores están de vuelta. Gracias a las promociones”, dice por su parte Mitra Nourpour, la propietaria de Santana, en la misma vía comercial.

Por donde se vea cuelgan rótulos ofreciendo descuentos: 10%, 25%, etc.

El Sábado de los Pequeños Negocios fue creado por American Express el año pasado, y se han sumado las empresas y redes de Google, Facebook y Twitter. Según American Express OPEN, en 2010 las ventas en ese sector se incrementaron 28% en comparación con el año previo.

La firma de tarjetas de crédito donó anuncios por valor de 100 cada uno a los primeros diez mil negocios que se inscribieran en Shop Small. Al mismo tiempo, Facebook aportó mecanismos de promoción a la iniciativa, y Google, junto con American Express, ofreció ayuda audiovisual a esos negocios para ayudarles con sus ventas.

Ayer en la tarde más de 2.7 millones de personas se habían comprometido en la página de Shop Small en Facebook a comprar en tiendas pequeñas el fin de semana, un día después del Viernes Negro. Los organizadores del movimiento esperaban que casi 89 millones de estadounidenes lo hicieran.

Un beneficio adicional de comprar en pequeños negocios, dicen organizaciones como The Project 3/50, es que de cada 100 dólares que terminan en la caja registradora de un tendero, 68 son invertidos en las comunidades locales en forma de contribuciones al fisco y pago de salarios.

Si se juzga por lo que dice Eg Quz, el propietario de Lorena’s Fashion, una tienda de ropa del bulevar Pacific, la dedicatoria mercadotécnica a los negocios como el suyo no está funcionando. Este ha sido el peor año para su venta desde que abrió hace tres años, dijo. “Estamos perdiendo dinero, la gente todo lo que pide es ofertas, ofertas. El año pasado nos fue mucho mejor. Estoy acabado, terminado este año cierro”.

Wilfredo Melgar, que opera una empresa de aprendizaje de manejo en Cudahy, se lamenta de la falta de promoción del comercio en Huntington Park.

“La economía de esta ciudad se ha deteriorado. Este señor de la par está vendiendo su negocio por 20 mil dólares. Lo que es la Pacific paulatinamente ha ido decayendo”, dice quien tuviera que cerrar una segunda empresa en Huntington Park.

En una época, dijo, este era el segundo emporio comercial del estado. Ahora, según él, ha caído a la posición 30.