Detienen a presunto asesino

El caso ha sido conocido en Ciudad Juárez como el del Campo Algodonero
Detienen a presunto asesino
Marchan por calles de Ciudad Juárez (México), una de las más castigadas por el crimen, para exigir un alto a la violencia.
Foto: EFE

MÉXICO, D. F. (EFE).— La Policía del estado mexicano de Chihuahua detuvo a Eduardo Chávez Marín, presunto responsable del asesinato de Esmeralda Herrera, cuyo cadáver fue hallado en 2001 en un terreno de Ciudad Juárez junto a los de otras jóvenes, un caso conocido como “Campo Algodonero”, informaron ayer fuentes oficiales.

Marín, de 33 años, fue capturado el jueves por policías estatales en el domicilio de un familiar en el norte del estado de Chihuahua, donde se ubica Ciudad Juárez, urbe fronteriza con Estados Unidos, señaló en un comunicado la fiscalía de esa región.

“Con la detención del feminicida del Campo Algodonero se cumple en parte con la sentencia que impuso la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) en contra del Estado mexicano” en noviembre de 2009, aseguró la dependencia.

La CorteIDH condenó a México en el caso “Campo Algodonero” por no prevenir el asesinato de Esmeralda Herrera, Laura Berenice Ramos y Claudia Ivette González e incumplir en su deber de investigar y garantizar los derechos a la vida, integridad personal y libertad.

El tribunal ordenó al Estado pagar a las familias de las víctimas un total de 383.000 dólares, reiniciar las investigaciones, castigar a funcionarios sospechosos de cometer “irregularidades” en las pesquisas y realizar un acto público de reconocimiento de culpa, entre otras medidas.

Los cadáveres de estas tres jóvenes fueron hallados en noviembre de 2001 sobre un campo de siembra de algodón de Ciudad Juárez junto a los de otras cinco mujeres con signos de violación y malos tratos, de los cuales uno no fue identificado.

La fiscalía indicó ayer que la búsqueda del detenido comenzó en 2006 después de obtener pruebas y levantar testimonios para acreditar su presunta responsabilidad en el delito de homicidio calificado.

De acuerdo con la investigación, Chávez Marín pretendía establecer una relación sentimental con Herrera, quien tenía 15 años cuando desapareció y a la que supuestamente acosaba y seguía.

Según varios testimonios, el día que la joven desapareció tenía una cita con el presunto asesino, quien, de acuerdo con un testigo citado por la fiscalía, los fines de semana lo invitaba a ” ‘levantar’ jovencitas a las maquiladoras para llevárselas a los arenales”.

El detenido residió los últimos años en la ciudad mexicana de Tijuana, en el estado de Baja California, y “tiene antecedentes de agresión sexual en perjuicio de su hijastra”, señaló la fiscalía.