Déficit en Orange

En California el presupuesto para educación ha pasado de ser una prioridad a ser un fondo de recursos económicos para cubrir otros gastos.

Esto está ocurriendo ahora en el condado de Orange, donde la Junta de Supervisores ha decidido apropiarse de 73.5 millones de dólares provenientes de impuestos a la propiedad y destinados al sistema escolar.

Orange lleva una larga disputa con el Estado por la manera de abonar para los pagos de una bancarrota en la que incurrió el condado hace casi 20 años, lo cual conduce a esta situación.

El condado ha tratado infructuosamente que la Legislatura estatal le reembolse 49.5 millones de dólares a los que asciende su déficit. Ante la negativa los abogados del condado determinaron que no solamente tienen derecho a apropiarse del dinero para las escuelas, sino que están obligados a rehacerse de los fondos perdidos en acuerdos anteriores con legislativo estatal.

El dinero desviado de las escuelas estaría destinado a proteger 250 empleos, cubrir servicios de salud al indigente, mantener y actualizar cárceles y centros de tención juvenil. ¡Qué ironía que se retire dinero para las escuelas con el fin de mantener abiertas cárceles y centros de reclusión para jóvenes.

Aún peor, las acciones de los supervisores de Orange no solo perjudican a su distrito escolar sino que amenazan con reducir la cantidad de fondos para los colegios comunitarios de California. Esto está obligando a una investigación estatal para determinar la legalidad de la maniobra de los supervisores.

El condado de Orange tiene una larga historia conservadora de oponerse a los impuestos locales y debido a eso a ser -de distinta manera- una carga económica para el estado. Ahora nuevamente su irresponsabilidad fiscal tiene todo para perjudicar la enseñanza local tanto como la estatal.