Suben estafas al ‘Tío Sam’

El IRS inició 4,720 pesquisas el pasado año fiscal

Norma Coronel reportó que había dado a luz a veinte hijos a finales de 2002 en un hospital de Los Ángeles y la Oficina del Seguro Social no dudó del “milagro”. Así pudo incluir a los niños ficticios en sus declaraciones de impuestos y obtener más de 300,000 dólares del Tío Sam.

El engaño de Coronel, que usó las identidades de sus falsos hijos en los reportes tributarios de familiares y amigos para recibir los reembolsos, terminó esta semana, cuando un juez la condenó a 18 meses de prisión y a restituir ese dinero a la Oficina de Recaudación Tributaria (IRS).

Apenas al inicio del presente ciclo fiscal del IRS, del 11 al 26 de octubre, cinco californianos han sido juzgados por evasión fiscal, inversión fraudulenta y otros delitos, por los que recibieron una sentencia conjunta de 239 meses tras las rejas. También deberán pagar casi 14 millones de dólares.

Las investigaciones por estafas al IRS aumentaron en los últimos tres años, marcados por una profunda crisis económica. Del 1 de octubre de 2010 al 30 de septiembre de 2011, agentes federales iniciaron 4,720 averiguaciones, un ligero incremento comparado con los períodos 2008-2009 y 2009-2010.

Sólo en octubre y noviembre de este año, se reportó el inicio de 771 investigaciones.

Uno de los casos que ocurrieron recientemente en California involucró a una contadora de San Francisco que malversó fondos de distintas empresas para las que trabajó. Se calcula que de la década de 1980 a 2009, Ann Ray, alias Georgina Engelhart, robó casi 5 millones de dólares a través de distintos métodos. Su favorito: hacer depósitos a sus múltiples tarjetas de crédito.

Durante todos esos años Ray tuvo acceso completo y sin restricciones a las cuentas bancarias de sus clientes. A finales de octubre fue sentenciada a 46 meses en prisión y a restituir 4.7 millones de dólares a uno de sus empleadores y 1.2 millones de dólares a la Oficina de Recaudación Tributaria.

También en octubre una vecina de Los Ángeles fue sentenciada a 108 meses en la cárcel por defraudar a varias personas por casi 7 millones de dólares a través de supuestas inversiones en las que prometía elevadas ganancias y por no reportar casi $800,000 al gobierno federal en 2007 y 2008.

Pero no todos los estafadores han buscado “quitarle” al Tío Sam grandes cantidades de dinero. “Las personas también tratan de cometer fraude y obtener un reembolso mayor presentando información falsa o por medio de preparadores de impuestos que les cobran más prometiendo que recibirán más reembolso”, explica Lourdes Souss, portavoz de la oficina del IRS en Los Ángeles.

La Oficina de Recaudación Tributaria, dijo Souss, detecta irregularidades cuando revisa reportes “que no tienen sentido” y trata de verificar tal información por medio de auditorías. Es por ello que la agencia pide guardar las declaraciones de impuestos de los últimos tres años.

“El IRS está trabajando muy fuerte para disminuir este tipo de fraudes”, indicó Souss.

En otros casos, el IRS es utilizado como anzuelo para robar la identidad de una persona. El método más cotidiano es enviar un correo electrónico que aparenta provenir de la página electrónica de la dependencia y en el cual se pide información sensible, como fecha y lugar de nacimiento, domicilio o número de Seguro Social, o se indica que se abra un vínculo que contiene un virus cibernético que permite abrir todos los documentos de una computadora.

De acuerdo al Departamento de Justicia del país (DOJ), alrededor de 8.6 millones de estadounidenses fueron víctimas de robo de identidad en 2010, hurtando 5.5 millones de dolares por medio del uso indebido de tarjetas de crédito.