ONU condena a México

Consternación por 'excesivo uso de violencia' contra unos estudiantes
Sigue a La Opinión en Facebook

MÉXICO, D. F. (EFE).- El sistema de Naciones Unidas (SNU) en México expresó ayer “su consternación por el excesivo y violento uso de la fuerza” de las autoridades mexicanas contra un grupo de estudiantes en el sureño estado de Guerrero, tras los disturbios del lunes que dejaron dos muertos y una persona más en coma.

Los estudiantes de la escuela normal rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa bloquearon el pasado día 12 la Autopista del Sol a la altura de Chilpancingo, capital de Guerrero, y unos minutos después llegaron al lugar autoridades federales y estatales para reprimir la protesta.

La acción de las autoridades derivó en un tiroteo en el que murieron los estudiantes Gabriel Echeverría de Jesús y Jorge Alexis Herrera Pino, quienes participaban en una protesta para exigir al gobernador Ángel Aguirre oportunidades laborales y la reanudación de clases en su escuela, suspendidas desde noviembre pasado.

Además, Gonzalo Rivas Cámara, un empleado de una gasolinera vecina que fue incendiada durante la manifestación, sufrió graves lesiones que lo mantienen en estado crítico.

Los noticieros mexicanos han transmitido varias imágenes de agentes locales del estado de Guerrero empuñando armas largas y apuntando hacia los estudiantes, que les lanzan cocteles molotov, palos y piedras.

En un comunicado, el SNU hizo un llamado al Estado mexicano para “generar espacios de diálogo y comunicación respetuosos y positivos entre la comunidad estudiantil y las autoridades”.

Asimismo, instó a las autoridades mexicanas “a investigar diligentemente y de manera seria, completa e imparcial” los “lamentables hechos”, “identificar y procesar” a los autores materiales de los hechos, y “reparar integralmente a las víctimas”.

Naciones Unidas consideró importante “garantizar los derechos a la libertad de expresión, reunión pacífica, protesta social, así como a la libertad y seguridad personales y a la integridad”.

Además, recordó que los programas de Acción Mundial para Jóvenes, y Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, suscritos por México, establecen compromisos de los países “para llevar adelante políticas e intervenciones, basadas en los derechos humanos, que apunten a mejorar la situación” de los jóvenes y “promover su participación”.

En México hay más de 20 millones de personas entre los 15 y los 24 años, por lo cual es “fundamental adoptar políticas y programas públicos que reconozcan” a los jóvenes como “actores clave del desarrollo”, y respondan a sus derechos a la salud, educación, empleo y participación social, señaló el organismo internacional.

Por estos hechos, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, destituyó al fiscal, al director y al subdirector de la policía local.

Varias personas han sido detenidas en el caso, entre ellas un sujeto que lanzó un cóctel Molotov contra una gasolinera, acción que desencadenó la violencia, y otro de 19 años, identificado como Gerardo Santiago Peña, quien portaba un fusil AK-47 que fue disparado en siete ocasiones.

Por el momento se desconoce si esos tiros fueron los que hirieron de muerte a los estudiantes.

Además, está arrestado un agente de la fiscalía local, quien en varias fotos aparece vestido de civil, con un arma larga y en posición de disparo hacia los manifestantes.