Hospitalizan a millonario homicida por sobredosis

El pasado septiembre, Ward fue declarado culpable del asesinato de su esposa, Diane, en septiembre de 2009 en la mansión que ambos compartían en un lujoso vecindario en el centro de Florida. El pasado viernes fue condenado a 30 años de prisión.

Miami, EE.UU (EFE).- El millonario James “Bob” Ward, condenado la semana pasada a 30 años de prisión por el homicidio de su esposa, fue ingresado en un hospital del estado de Florida (EE.UU.) con una sobredosis de ibuprofeno.

Así lo explicó un portavoz de la prisión del condado de Orange (Florida) al diario The Orlando Sentinel, que detalla hoy en su edición digital que el preso ingirió una gran cantidad de pastillas de ese antiinflamatorio cuando se encontraba en su celda.

El pasado septiembre, Ward fue declarado culpable del asesinato de su esposa, Diane, en septiembre de 2009 en la mansión que ambos compartían en un lujoso vecindario en el centro de Florida. El pasado viernes fue condenado a 30 años de prisión.

Según las autoridades del Condado Orange, la víctima fue hallada en el dormitorio principal de la mansión con “un charco de sangre” en la parte superior de la cabeza y con un impacto de bala entre los ojos. Además, se encontró una pistola en la mesita de noche junto a la cama.

Las autoridades también encontraron en la casa una copa rota y manchas de vino en la camisa del desarrollador inmobiliario lo que, según la Fiscalía, indica que la pareja había discutido antes del suceso.

La pareja afrontaba grandes presiones económicas tras el fracaso de la empresa de Ward, Lard Resource, y una demanda en su contra por sus prácticas financieras.

Durante el juicio, la defensa alegó que la víctima intentaba suicidarse y no murió por obra de Ward, pero la Fiscalía destacó las versiones contradictorias de los hechos que el acusado ofreció a las autoridades y sus amistades.

La Fiscalía incluso presentó al jurado la grabación de una llamada que hizo Ward, de 63 años, al servicio de emergencias 911, en la que repitió cinco veces que había disparado contra su esposa.