Investigan relaciones en tiroteo

Detectives no saben por qué hombre disparó contra supervisores de Edison

Detectives del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles intentaban ayer averiguar cuáles fueron los motivos por los que Andre Turner, un empleado de la compañía Southern California Edison decidió llegar a la oficina armado y disparar en contra de ciertos compañeros de trabajo.

Una de las líneas de investigación sobre la tragedia que dejó dos heridos y tres muertos (incluyendo a Turner), es la relación laboral que tenía con sus compañeros de trabajo.

El viernes 16 de diciembre, en las oficinas de Southern California Edison en Irwindale, Turner, de 48 años de edad, disparó para asesinar a dos gerentes del área de informática y tecnología, y luego se suicidó.

Otra empleada, de nombre Ángela Álvarez, ayer continuaba hospitalizada en estado crítico, mientras que un contratista de Edison, Abhay Pimpale, fue dado de alta el domingo.

Las víctimas mortales fueron identificadas como Robert Lindsay, de 53 años, y Henry Serrano, de 56.

Según las primeras averiguaciones, Turner habría elegido de manera premeditada a las víctimas, quienes eran sus superiores.

Los detectives también creen que los motivos que orillaron a Turner a cometer tal acto pueden estar relacionados con la crisis financiera por la que atravesaba.

El diario Pasadena Star News reveló ayer que la casa de Turner, en Norco, condado de Riverside -la cual adquirió en 2004 en 711,000 dólares- estaba en proceso de venta corta al no poder él pagar las mensualidades.

Una televisora reportó que la empresa pretendía realizar despidos masivos, sin embargo ayer Steve Conroy, director de comunicaciones corporativas de Edison, negó que se estén planeando recortes de personal.

Indicó que se está realizando una investigación independiente para determinar medidas de seguridad.

Conroy dijo desconocer si Turner tenía problemas financieros y que no se darían detalles sobre su historial como empleado, pero indicó que no se tenían reportes de ningún problema laboral con el atacante.

Ayer las oficinas donde sucedió la tragedia, localizadas en la cuadra 4900 de Rivergrade Road, en Irwindale, se encontraba cerradas.

Conroy dijo que no sabían cuándo regresarían a trabajar los 1,050 trabajadores de esas oficinas que alquilan a la compañía San Gabriel Valley Corporate Campus, pero se cree que hoy martes ya podrían se ocupadas de nuevo.

El Departamento del Sheriff reveló ayer mismo la grabación de la llamada de emergencia al 911 en la que un guardia de seguridad reportó disparos en el área del estacionamiento.