Deasy lamenta nuevos recortes

El superintendente del LAUSD estima en unos 500 millones de dólares el perjuicio para el próximo año escolar, que incluiría despidos de maestros, menos seguridad y más alumnos por clase

Con evidente frustración y enojo ante los recientes recortes del presupuesto escolar al Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), el superintendente John Deasy confirmó ayer que habrá más reducciones y un gran número de despidos para el próximo año escolar.

En esa acción, se estima que el distrito perderá más de 500 millones del presupuesto estatal.

“California ha decidido que no le importa invertir más en la educación pública. No es un accidente, es una voluntad del gobierno”, afirmó Deasy, luego de tener una conversación por teléfono con el gobernador Jerry Brown por la mañana.

“Lo que estamos viviendo en este momento es nada menos que una catástrofe”, subrayó. “California prefiere invertir en las prisiones que en la educación”.

Con ingresos menores a $2,200 millones por abajo de lo estimado en el estado, el gobernador confirmó la semana pasada los recortes a la educación en $1,000 millones de dólares. De estos se recortaron $328 millones de dólares a nivel K-12, lo que en realidad fue menor a los $1,400 millones que estaban proyectados.

“El estado no puede dar lo que no tiene”, dijo Brown en la conferencia de prensa en la que anunció los recortes.

Esta falta masiva de fondos se verá traducida directamente en las 1,092 escuelas del LAUSD, donde según Deasy habrá “un amplio número de despidos de maestros, agentes de seguridad, enfermeros, personal de las cafeterías, etc. Sin duda, veremos una situación que pondrá en peligro la seguridad de los estudiantes”, enfatizó. “Evidentemente también habrá un recorte automático a la educación para adultos y de preescolar”.

El superintendente indicó que en las escuelas del LAUSD existiría un promedio de 50 estudiantes por cada maestro o consejero y esto coloca a California como “el peor en la nación en este aspecto”.

Negándose a aceptar los recortes anunciados por el gobierno estatal, Deasy interpuso una demanda para evitar que los recortes tomen efecto el 1 de enero, a mitad del año escolar.

“Varios grupos, tales como el State Board of Education (SBE), nuestra Asociación de Padres y Maestros (LAUSD PTA) y otras organizaciones para niños con discapacidades se nos han unido en esta demanda”, compartió Deasy. “Estos recortes violan dos derechos constitucionales: el de integración y el de proveer equidad en la educación a niños con discapacidades”.

El superintendente además aclaró que dichos recortes no son solo para el próximo año escolar, sino que serían “permanentes”.

“No sé cómo, pero puedo garantizarles a los estudiantes que el 1 de enero habrá un autobús escolar para llevarlos a la escuela. Simplemente no puedo permitir que un estudiante en silla de ruedas no tenga transportación para ir a la escuela”, aseguró el líder del distrito escolar.

Los despidos anunciados, de manera extraoficial -ya que Deasy dijo que no será sino hasta enero 17 cuando tenga datos oficiales- se sumarían a las 5,000 notificaciones de despidos de maestros y personal que se dieron para el año escolar 2010-2011, debido a un déficit en el presupuesto de $400 millones de dólares.

Lo mismo ocurrió en el año escolar 2009-2010, cuando hubo un déficit mayor, de $700 millones de dólares, que conllevó a 9,000 notificaciones de despidos.

Ante ese panorama, el presidente del Sindicato de Maestros de Los Ángeles (UTLA), Warren Fletcher, opinó que “este anuncio no se trata de otra cosa más que del mismo ritual de todos los años. El distrito anuncia el ‘apocalipsis’ y nosotros les seguíamos el juego, pero es tiempo de que eso acabe”, dijo Fletcher, enfatizando la necesidad de la estabilización en las escuelas yen la comunidad.

“Es momento de parar la ruptura y el caos que esto provoca en nuestras escuelas. Tanto el distrito como UTLA debemos comportarnos como adultos”, manifestó el líder del sindicato, que representa a cerca de 40,000 empleados escolares.

Fletcher hizo hincapié en las 5,000 notificaciones de despido que el LAUSD entregó el año pasado, y afirmó que de esas fueron menos de 100 las que se concretaron en despido formal.

El LAUSD con sus 1,092 escuelas, así como sus 241 centros de educación temprana y para adultos, ofrece educación preescolar, K-12 y para adultos a más de 1 millón de estudiantes en el área metropolitana de Los Ángeles.