Chiapas recuerda la matanza de Acteal

Van 14 años del asesinato de los 45 indígenas de la zona
Chiapas recuerda  la matanza de Acteal
Miembros del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad rindieron honor a las víctimas de la masacre.
Foto: EFE

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chiapas (EFE).- Indígenas, activistas y familiares recordaron ayer a las 45 personas asesinadas el 22 de diciembre de 1999 en Acteal, Chiapas (sur de México), y expresaron sus temores de que se den nuevas agresiones tras la liberación de responsables de esa matanza.

Después de peregrinar con flores e imágenes religiosas durante dos días, la organización Las Abejas, grupo al que pertenecían los 45 indígenas asesinados por hombres armados ligados a los grupos de poder, realizó una ceremonia en la comunidad de Acteal en el aniversario número 14 de la masacre.

En el altar erigido en la comunidad de Acteal en memoria de los indígenas asesinados, los obispos de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi, y de Saltillo, Raúl Vera, ofrecieron una misa ante las fotografías de los 15 niños, 21 mujeres y 9 hombres que murieron.

Los indígenas se habían refugiado en la ermita de esa comunidad para huir de la violencia de los grupos que se oponían al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el cual se había alzado en armas en 1994 y mantenía una fuerte influencia en la región.

En su intervención, el obispo Vera recordó que los indígenas se refugiaron en Acteal debido a que “los querían obligar a integrarse a esos grupos armados que organizaba el Ejército para asolar a las comunidades, estos grupos armados atacaban los pueblos, saqueaban e incendiaban sus casas”.

Añadió que los paramilitares estaban “armados y pagados por el Gobierno y entrenados por el Ejército mexicano como parte en la estrategia contrainsurgente”.

Explicó que esta acción dirigida tenía como objetivo impedir que las comunidades dieran cualquier tipo de apoyo a los insurrectos, “por eso no podían producir alimento ni podían conformar cualquier clase de organización que potenciara al EZLN”.

Por su parte, Arizmendi afirmó que estas oraciones eran para “pedir al Señor de la Verdad y de la justicia que nos conceda lo que las instancias humanas no nos quieren conceder”.

Anunció que continuarán las manifestaciones para evitar que salgan de la cárcel los “verdaderos asesinos, que no gocen de libertad por trampas jurídicas”.”No podemos callar ni olvidar, mientras no se haga verdadera justicia”, dijo el obispo.

A su vez, el dirigente de Las Abejas, Mariano Pérez, explicó que esta reunión no es “una fiesta” sino una “conmemoración de un hecho vergonzoso cometido por el Estado mexicano”.

Los indígenas reiteraron su demanda de que se castigue a los autores intelectuales, entre ellos el expresidente Ernesto Zedillo (1994-2000), pero no con sanciones económicas.

Advirtió que actualmente viven en la incertidumbre después de que hace dos años la Suprema Corte de Justicia de la Nación liberó a una treintena de indígenas sentenciados como autores materiales de la masacre, quienes fueron liberados por irregularidades en el proceso legal.”Los paramilitares que quemaron nuestras casas, robaron pertenencias y masacraron a nuestros papás, hermanos, hermanas y hermanitos quieren volver a desplazarnos y masacrarnos”, afirmó el dirigente.