Kobe no se lo quiere perder

El astro de Lakers avisa que, incluso lesionado, jugará contra los Toros
Kobe no se lo quiere perder
Momento en el que Bynum golpea a Berea en el cuarto juego de las semifiifinales del Oeste.
Foto: EFE

El escolta estrella de los Lakers de Los Ángeles, Kobe Bryant, confirmó ayer que siente dolor en la muñeca derecha por un desgarre de ligamentos, pero consideró que eso no le impedirá jugar mañana contra los Toros de Chicago en el partido inaugural de la nueva temporada de la NBA.

Bryant, quien se lesionó el pasado lunes en el primer partido de pretemporada contra su vecino angelino, recordó que en la temporada anterior disputó 82 juegos con una rodilla lesionada y con tendinitis en la mano, por lo que sabe perfectamente lo que le puede esperar de nuevo con la muñeca.

Aunque Bryant no entrenó el jueves, no tiene ninguna duda de que ya para mañana el descanso le habrá permitido recuperar la movilidad de la muñeca para poder entrar en acción mientras continúa su recuperación.

Bryant dijo que ese tiempo lo dedicó a tratarse, lo que le ha sentado “muy bien”, y que el ligamento afectado en la caída que sufrió cuando intentó tirar a la canasta frente a un jugador de los Clippers haya comenzado a recuperarse.

“Me ha bajado la inflamación y el dolor, lo que significa que de aquí al domingo [mañana] voy a estar mucho mejor”, destacó Bryant. “Lo importante es que está mejor que hace dos días, señal de que comienza a recuperarse”.

“Realmente el ligamento no va a curarse. El ligamento está perdido, así que no hay mucho que se pueda hacer al respecto. Pero he luchado en mi carrera con tantas lesiones de la mano, que ésta última no me va a impedir jugar”, subrayó Bryant.

El verano, antes de su temporada de novato, Bryant se quebró la muñeca izquierda al caer al piso en un partido informal en Venice Beach.

Luego, durante la temporada 2007-2088, se rompió un ligamento del dedo meñique de su mano derecha cuando le quedó atrapado en la camisa del base Jason Kidd tras intentar robarle un balón.

Después, en el 2009-10, sufrió una fractura pequeña en su dedo índice derecho cuando un balón que le pasó el base Jordan Farmer fue desviado por la parte superior de su dedo.

La consecuencia de haber jugado tanto tiempo con la fractura del dedo hizo que comenzara a padecer de artritis.

Bryant considera que la clave para que mañana pueda disputar el partido ante los Toros estará en la capacidad que tenga a la hora de retener el balón y pasarlo.

El nuevo entrenador de los Lakers, Mike Brown, reconoció que ésta no será la primera vez que vea a Kobe Bryant jugar con algún tipo de lesión.

La oficina de disciplina de la NBA informó ayer que redujo en un juego las suspensiones de la pasada temporada al pivote Andrew Bynum, de los Lakers, y al alero dominicano Charlie Villanueva, de los Pistones de Detroit.

Ambos fueron suspendidos con cinco partidos cada uno por las acciones antideportivas que protagonizaron, el primero en las semifinales de la Conferencia Oeste, y el segundo antes de concluir la temporada regular.

El pivote titular del quinteto angelino fue suspendido por golpear de forma intencionada y con excesiva fuerza al base puertorriqueño José Juan Barea, de los Mavericks de Dallas, en el cuarto partido de las semifinales de la Conferencia Oeste, serie que los Lakers perdieron por 4-0.

Bynum no jugará mañana en el primer partido de la nueva temporada que su equipo va a disputar en el Staples Center contra los Toros de Chicago.

Villanueva recibió la suspensión por haber iniciado un enfrentamiento verbal y físico con Ryan Hollins, de los Cavaliers de Cleveland, para luego intentar entrar en el vestuario del equipo rival.

Al jugador dominicano, quien ya había “pagado” un partido de castigo la pasada temporada, le restan solo tres por cumplir, mientras que Bynum tendrá que estar fuera de acción durante los cuatro primeros encuentros de la nueva temporada.