LA en alerta táctica por incendios

xxxx
LA en alerta táctica por incendios
Eloísa Rentería señala hacia el lugar que sufrió daño tras el incendio en su edificio, en el bulevar North Cahuenga.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

El fuego despertó a residentes de varios edificios de apartamentos en el área de Hollywood y West Hollywood en medio de una serie de 21 incendios provocados en el transcurso de un par de horas. Estos comenzaron pasada la media noche y pusieron en alerta táctica a policías y bomberos de la ciudad.

“Escuchamos gritos de un hombre en la calle que decía: ‘¡fuego, fuego!’, y cuando nos asomamos a la ventana vimos las llamas en la cochera debajo de nuestro apartamento”, relató Luisa López, quien aún aturdida por la tragedia observaba el daño que sufrió el apartamento que había ocupado con sus hijos durante más de 17 años en el edificio ubicado en el 1156 del bulevar Cahuenga.

López no dejaba de observar su auto, modelo Toyota Runner, completamente quemado.

“Ese era mi coche”, dijo la mujer con voz quebrantada y lamentando lo que para ella es una pérdida mayor. “Ya sé que es algo material, pero soy madre soltera y trabajo limpiando casas. Ese auto era mi forma de sobrevivir, de trabajar para mis hijos”.

Su vecina, Reyna Herrera, asomándose desde la ventana de su apartamento que daba a la calle, mostró algunas de sus pertenencias calcinadas. Desde fuera se podía ver la habitación completamente cubierta de humo y cenizas negras.

“No teníamos seguro como inquilinos y el dueño del edificio no tiene la culpa, no se va a hacer responsable de nada. Tendremos que buscar dónde vivir y dar por perdido nuestros muebles, ropa y todo”, dijo Herrera entre lágrimas.

“¿Quién puede hacer algo así? , ¿A quién no le puede importar el dolor humano? “, se preguntaba y comentaba en medio del llanto la mujer, quien llevaba 15 años viviendo en esa unidad junto a su esposo e hija.

Fue cerca de las 3:00 a.m., cuando más de 30 bomberos acudieron al lugar para combatir el fuego.

“Si nos quedamos un poco más dormidos, ¡nos quemamos! “, exclamó Herrera, que aunque agradecía que ella, su familia y el resto de los vecinos resultaron ilesos, se lamentaba por la pérdida de sus pertenencias.

Este, el segundo en la serie de incendios, ocurrió cuando alguien prendió fuego a los cuatro autos estacionados en la cochera debajo del edificio. El primer incidente también ocurrió con el incendio de un auto estacionado en la calle que luego se extendió a una lujosa propiedad ubicada en la colinas de Hollywood.

“Hubo un momento en que estábamos atendiendo tres diferentes incendios en 11 minutos”, declaró el teniente William Nash, del Departamento del Sheriff del Condado de Los Angeles de la estación West Hollywood.

Luego de estos dos, ocurrió otra decena de incendios provocados de forma similar, a tan solo unas cuadras uno del otro.

“Uno de los incendios sucedió tan solo a tres cuadras de mi casa. Esto es un atentado a las familias de este lugar y eso no lo vamos a permitir”, dijo Zev Yaroslavsky, supervisor del condado de Los Ángeles, quien en conferencia de prensa anunció una recompensa de 25,000 dólares a quien de información que conduzca al arresto de los culpables de estos incendios.

En ninguno de los incendios se reportaron muertes que lamentar ni heridos graves, pero el costo de los daños materiales ocasionados asciende a los $350,000 dólares .

“Vamos a atrapar al culpable y le caerá todo el peso de la ley”, dijo el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa.

De acuerdo con el Departamento de Bomberos de Los Ángeles se realizaron dos arrestos a dos individuos sospechosos de estos crímenes. Uno de ellos es un residente Sunland de nombre Samuel Arrington , de 22 años de edad. El otro no había sido identificado. El hombre arrestado se encuentra en la cárcel bajo sospecha y enfrenta una fianza de 75,000 dólares.

Las autoridades solicitan la cooperación de los residentes de Los Ángeles para arrestar a los culpables y piden que si alguien nota situaciones sospechosas o algún indicio que pueda llevar a la captura de los culpables, llame al 911 o al (323)881-7500.