Las ‘limpias’ del Año Nuevo

La Million Dollar, tiene lo necesario para hacer limpias y atraer suerte o amor
Las ‘limpias’ del Año Nuevo
Una creyente de los poderes sobrenaturales, Janette Chávez, de Torrance, compra braceletes de la buena suerte en la botica Million Dollar, para que la proteja de todo lo malo.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

Dice el dicho que Año Nuevo, vida, energía y vibra nuevas.

Más allá que realizar los típicos rituales de comer las uvas a la medianoche o correr con las maletas para recibir el año, algunas personas toman con más seriedad los rituales con que se recibe el nuevo año.

Esta es la razón por la que la conocida botica Million Dollar, de la avenida Broadway en el centro de Los Ángeles, estuvo más concurrida ayer de lo usual, según dijo Lizet Vengas, quien tiene 24 años trabajando en ese lugar.

Desde hace más de 30 años, esa botica se ha caracterizado por tener todo lo que la gente necesita para limpiar sus malas vibras, atraer la suerte, el dinero, el amor y conseguir la imagen del santo al que más confían, así sea el de la Santa Muerte, quien desde hace tres años tiene un ‘altarcito’ en la tienda.

Pacho Venegas, que tiene 28 años de laborar en la botica, comenta que lo que más venden en esta época son los “kit’s de limpias”- contiene jabón, aceites, oraciones, velas e incienso-, y que son las velas y el jabón de mandarina lo que más se vende.

“Es para alejar las malas energías”, explica. “Hay que prender la veladora, el incienso, hacer una oración a Dios, luego al santito al que le tenga más fe y decir su pensamiento”.

“Aquí lo más importante es la fe”, afirma.

El jabón es para usarlo cuando se bañaba por siete veces o hasta que este se termina, explica Venegas.

Desde hace 4 años, Adjani y su madre Olga Vivas, manejan desde Redondo Beach hasta el centro de Los Ángeles, en vísperas del Año Nuevo, a comprar sus artículos para atraer la felicidad a su familia.

“Nos ha dado resultado”, coinciden las Vivas. “Siempre pasan cosas, pero son situaciones menores. Cuando ocurre un problema, es más fácil encontrarles solución”, explica Adjani, quien trabaja como productora de televisión.

Janette Chávez, que tiene 20 años de visitar esa tienda por lo menos una vez al año, dice es una manera de asegurar la “buena vibra” en su hogar y en su persona.

Cada año tanto las Vivas como Chávez, que son amigas, añaden un ritual nuevo. Por ejemplo, ayer agregaron una pulsera más -a las que ya llevan-, la cual les dará protección.

Venegas, la vendedora, les hace un pequeño ritual. Les toma sus manos, les unta un aceite y les dice una oración.

“Esta pulsera roja con la imagen de San Benito es para darles protección”, explica la vendedora. “Con esa pulsera ellas estarán protegidas de las malas intenciones de otras personas”.

Otros clientes llegan en su mayoría, para comprar velas. Otros más para dedicarle una oración a la Santa Muerte.

“Yo creo en ella desde muy joven”, dice Omar Landa, que al llegar al local, lo primero que hizo fue arrodillarse frente al altar de la Santísima Muerte y darle sus plegarias.

Landa compró varias velas -para el amor, atraer el dinero, etc.,- y unas más para su santa.

“El 75% de la gente que entra a este lugar viene a visitar el altar y a comprar alguna cosa que esté relacionada con la Santa Muerte”, explica la vendedora.

Los clientes llega a pedir lo de siempre, pero además preguntan por algún amuleto nuevo que los proporcione mayor protección o energía para que se cumplan sus deseos.

Sin embargo, aunque la oferta es variada y existen remedios hasta para atraer el dinero, parece que la crisis ha rebasado toda expectativa.

Venegas dice que hace dos semanas, “muy pocos” clientes visitaron la tienda. “Hasta esta semana comenzaron a llegar”.

“Pero en otros años, sin importar la fecha, estábamos ocupados”, relata. “La gente compraba hasta mil dólares en productos, ahora ya no gasta lo mismo”.

Con dinero o sin él, lo cierto es que la gente cada año mantiene su fe en la búsqueda de la felicidad y en todo aquello que le bloque el mal. Por eso algunos de ellos dicen: “hay que comenzar bien el Año Nuevo, con una buena vibra”.