Aspirantes arremeten contra Mitt Romney

Correligionarios republicanos atacan al exgobernador de Massachusetts durante segundo debate en New Hampshire

Aspirantes arremeten contra Mitt Romney
Huntsman, Santorum, Romney, Paul, Gingrich y Perry en Concord, New Hampshire.
Foto: AP

CONCORD, New Hampshire.- En tanto las encuestas muestran que Mitt Romney viene perdiendo terreno entre los votantes de New Hampshire -aunque aún está en la delantera- sus contrincantes arreciaron sus ataques contra él ayer, en el último domingo antes de las primarias del estado.

La más reciente encuesta de Suffolk University, un sondeo diario de votantes, revela que Romney ha perdido 8 puntos porcentuales de apoyo en los últimos días, en tanto los votantes de New Hampshire tienen la oportunidad de verlo en acción y de considerar a otros candidatos.

Los que más se han beneficiado de los últimos días de campaña aquí han sido Ron Paul, quien sigue fuerte y subiendo en el segundo lugar, y John Huntsman, quien pasó al tercero después de estar a la zaga entre los últimos lugares.

Ayer, Romney estaba en 35% de la preferencia, cuando el martes pasado había llegado a 43%. Le sigue Paul, quien subió a 20%, Huntsman con 11 y Newt Gingrich con 9%.

Los conservadores religiosos y los sureños -léase Rick Santorum y Rick Perry- tienen mínima presencia en la encuesta y sus campañas están más enfocadas en los estados por venir, más idóneos para sus perfiles: Carolina del Sur y Florida.

New Hampshire vota el martes y es el primer estado con primarias regulares en hacerlo. Iowa tuvo su momento el pasado martes con sus asambleas populares, que ganó Romney por un estrecho margen de 8 votos sobre Rick Santorum, aunque aún falta por certificar un puñado de boletas de un condado en ese estado.

Ayer por la mañana, apenas nueve horas después de un debate, hubo otro en el espacio del programa político Meet the Press de la cadena NBC, y a diferencia del de anoche, los otros candidatos sí volvieron sus cañones contra Romney, que a todas luces es el candidato a derrotar el martes.

Newt Gingrich, por ejemplo, dijo que Romney “tendría muy difícil ganarle a Barack Obama”.

“Se necesita un candidato que haga un verdadero contraste con Obama”, dijo Gingrich, quien ha dicho que el récord económico de Romney, como gobernador de Massachusetts en su momento, fue “tibio”.

Romney defendió su trabajo en Massachusetts, indicando que cuando entró al estado “estábamos perdiendo empleos y comenzamos a crearlos bajo mi gubernatura”.

Aunque inmigración no salió directamente como pregunta o discusión en ninguno de los dos debates de New Hampshire -y no parece ser un gran tema aquí-, Romney aprovechó para decir que cuando era gobernador autorizó a la policía estatal a perseguir indocumentados.

“Yo logré que mi policía estatal aplicara la ley contra la inmigración ilegal”, dijo Romney, quien en diciembre de 2006 firmó un acuerdo con la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) para implementar la sección 287g de la ley y autorizar a los policías estatales a detener a los inmigrantes indocumentados que encontraran en el curso normal de su trabajo.

La orden ejecutiva nunca fue implementada, ya que Romney salió de la gubernatura sin buscar otro período, y el siguiente gobernador, Deval Patrick, la revocó por oponerse a ella.

Ron Paul, quien se jacta de tener principios estrictos y de estar contra el gasto gubernamental, dijo que “no nos sirve contra Obama tener un candidato que aprobó un sistema de salud gubernamental y los rescates financieros bancarios”, refiriéndose a Romney, quien aprobó una ley de reforma de salud en su estado aunque ahora critica como nociva la impulsada por Obama en el país.

Rick Perry, quien no compite en New Hampshire pero piensa tener más suerte en Carolina del Sur dentro de diez días, trató de revivir la fuerza del Tea Party conservador, cuyo nombre no ha sido mencionado en ningún debate reciente, haciendo mención del misimo.

“Ellos trajeron el mensaje de un gobierno más pequeño… pero aquí lo que veo es que la mayoría de los candidatos es gente de Washington. Seamos claros, no fue solo Obama quien gastó el dinero, sino el sistema bipartidista de Washington”, dijo Perry, quien quiere colocarse como el candidato “de afuera de Washington”.

Jon Huntsman, el exgobernador de Utah que ha puesto todos sus huevos en la cesta de New Hampshire, trató de colocarse por encima de la refriega indicando que “lo que la gente quiere es un líder y no alguien que mencione a determinados grupos para vilipendiarlos… lo que quiere es un mejor mañana y alguien que una a la gente”.

Rick Santorum, quien salió fortalecido de Iowa pero ha perdido terreno en New Hampshire, donde no hay muchos votantes religiosos, atacó a Ron Paul, quien está en segundo lugar, indicando que “siempre ha estado en los márgenes y no ha tenido éxito en lograr que otros apoyen sus ideas”.

No habrá más debates de aquí a la elección del martes, y varios de los candidatos, entre ellos Romney, Paul y Gingrich, seguirán en el estado realizando eventos hasta el último día.