Iglesia defiende trato humano al inmigrante

La parroquia más multicultural de Manchester ofrece misas en cinco idiomas

Iglesia defiende trato humano al inmigrante
La Parroquia de San Agustín tiene una historia de acoger a los inmigrantes desde la llegada de los irlandeses a New Hampshire.
Foto: Valeria Fernández / Especial para La Opinión

MANCHESTER, New Hampshire.- A pocos minutos del mediodía las puertas de la Parroquia de San Agustín en Manchester se abren para dejar salir a feligreses de Vietnam, Sudan, Tanzania y Bosnia dándole entrada a un coro de voces latinas camino a la misa en español.

Se trata de la parroquia más multicultural de la ciudad donde se da misa en inglés, español, francés, vietnamés, y árabe.

“La iglesia hace que la gente se sienta segura”, opinó Carmen Ayala una inmigrante de Perú. “Los inmigrantes siempre la buscan porque es la iglesia más diversa en Manchester.”

Algunas personas en la parroquia prefieren mantenerse al margen de la política pero para Ayala es inevitable.

“La gente está que ni sabe que hacer con lo que nos prometen los políticos”, dijo la inmigrante que todavía no puede votar pero se inclina hacia los demócratas.

Cuando Ayala llegó a la ciudad hace 30 años atrás mucha gente le decía que lo más destacado iba a ser el cambio de color de las hojas de los árboles por las estaciones y las elecciones primarias.

“El tema de la inmigración es tan fuerte que los hispanos van a ir a dónde se les ofrece esperanza”, opinó el párroco Joseph Gurdak, de la orden franciscana capuchina que da misa en español en la iglesia.

Obama lo sabe y por eso es que ha tratado de pasar una serie de cambios en las leyes migratorias que faciliten la reunificación familiar para atraer al voto latino, explicó el párroco.

Gurdak ve un poco de ironía en los discursos de políticos republicanos que durante estas primarias enfatizan valores religiosos pero por otro lado repudian al inmigrante.

No muy lejos de la Iglesia de San Agustín, Rafael René Bonilla un pastor de la “Primera Iglesia Bautista” está de acuerdo en que los hispanos en su iglesia están más interesados en lo que los candidatos pueden ofrecerles y no en su religión.

“Ellos van a votar por los que estén a favor de mejores leyes al inmigrante, no solamente al hispano sino a los demás, aunque lo más flagelados son los hispanos”, dijo. “Hay descontento con las promesas que se hicieron para una mejor estadía aquí de legalización estamos esperando a ver da una mejor opción”.

Un santuario para el inmigrante con historia

Antes de que la Parroquia de San Agustín, que forma parte de la Iglesia Católica se convirtiera en un santuario multicultural la mayoría de los inmigrantes iba a la Iglesia de Santa Ana que se arruinó por un incendio.

En sus comienzos esa iglesia recibía a inmigrantes de Irlanda quienes también sufrieron discriminación por parte de la población anglosajona.

Hoy en día la ola de inmigrantes es en su mayoría latinoamericana. San Agustín tiene a más de 900 hispanos registrados, 500 vietnamitas y 300 africanos otros cientos son de Bosnia y otros países europeos.

Muchos viven de cerca las complejidades de su situación migratoria de indocumentados a refugiados políticos que cuentan con documentos.

“Aquí los recibimos y los acompañamos hasta la corte de ser necesario”, dijo el pastor Gurdak.

Gurdak explicó que pese a que la policía de Manchester no tiene la política de pedir documentos a los inmigrantes la comunidad indocumentada se siente acosada por operativos realizados por la Oficina del Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

“Tienen miedo de salir a trabajar y de que no van a regresar”, comentó indicando que no es diferente a estados como Alabama y Arizona donde hay en efecto leyes contra la inmigración indocumentada que la policía local debe aplicar.

Miguel Angel Francisco, un hondureño que forma parte de esa iglesia dijo que hace poco ICE se llevó a dos de sus amigos por estar en el lugar equivocado en el momento indicado que iban a buscar a un inmigrante fugitivo para deportarlo.

“Venían por otro, pero se los llevaron igual”, se lamentó.

La parroquia de San Agustín no sólo ha sido un santuario para inmigrantes de todas partes del mundo sino también un espacio donde los inmigrantes de distintas culturas comparten sus tradiciones.

“Es una iglesia que nos ha dado la bienvenida”, dijo Paulo Mongkuier un refugiado de la República del Sur de Sudán. “Aquí tengo amigos de todas partes del mundo”.

Para algunos latinoamericanos también es una forma de mantener vivas sus tradiciones.

Este domingo los tres Reyes Magos son recibidos por el pastor de la iglesia. El diácono Ramón Andrade se ríe de que los hijos de estos inmigrantes en su mayoría hablan de Santa.

“Los Reyes Magos dejaron atrás riquezas, amigos, comodidades para arriesgar sus vidas e ir a un país extranjero donde estaba el hijo de Dios. Eso tiene mucho que ver con nosotros los inmigrantes que llegamos a un país desconocido y muchas veces encontramos injusticias”, comentó dirigiéndose a la congregación.