Buscará la ayuda militar

Otto Pérez Molina.
Otto Pérez Molina.
Foto: EFE

CDAD. GUATEMALA.- El ex general Otto Pérez Molina asume el sábado como nuevo presidente de Guatemala con la prioridad de poner fin a una antigua prohibición estadounidense sobre la ayuda militar, impuesta debido a las preocupaciones por los abusos durante los 36 años de Guerra Civil en el país centroamericano.

Pérez, quien era un militar de alto rango durante la guerra, ha insistido de tiempo atrás en que no hubo masacres, violaciones de los derechos humanos ni genocidio en un conflicto (1960-1996) que causó la muerte de 200,000 civiles, en su mayoría indígenas mayas.

Pero ganó la presidencia en una campaña en la que prometió acabar con la delincuencia en un país con una de las tasas de homicidios más alta del hemisferio, y va a necesitar la ayuda de Estados Unidos para combatir los cárteles de droga mexicanos que han invadido el país.

Asesores señalan que Pérez apoya las condiciones delineadas por varias leyes de asignaciones del Congreso estadounidense para restaurar la ayuda, eliminada en 1978 en medio de la Guerra Civil. Entre esas condiciones está reformar un débil sistema de justicia que no ha podido llevar a los responsables de abusos ante la justicia.

Una comisión de la verdad patrocinada por Naciones Unidas después de la guerra dijo que las fuerzas estatales y los grupos paramilitares afines cometieron la mayoría de los asesinatos.

Estados Unidos también insiste en que el gobierno respalde a un equipo internacional de fiscales contra la corrupción, apoyado por la ONU, cuyos esfuerzos han sido criticados por la elite política de Guatemala.

“Yo sí creo que Otto Pérez Molina buscará el levantamiento de las restricciones a la ayuda militar”, dijo Harold Caballeros, el futuro ministro de Relaciones Exteriores. “Tengo la sincera certeza del compromiso de Otto Pérez Molina en mejorar el sistema de justicia en su totalidad en Guatemala”.