México: Sistema electoral manchado

El pasado 15 de enero concluyó el periodo límite para que los ciudadanos mexicanos residentes en el exterior pudieran registrarse para votar. La elección para presidente de la república se celebrará el próximo 1ro de julio.

Se prevé que varias decenas de miles de ciudadanos mexicanos enviaremos nuestro voto por correo desde el exterior, y se desconoce cuántos viajaremos desde el extranjero a nuestras comunidades de origen para emitir nuestro voto de forma directa el día de la elección.

Este esfuerzo cívico demuestra la seriedad con la que los mexicanos que residimos en los Estados Unidos asumimos nuestra responsabilidad ciudadana para elegir el próximo presidente.

La ley le extiende el derecho al voto a todos los ciudadanos mexicanos que hayan cumplido los 18 años de edad, tengan credencial de elector, y se hayan registrado para votar antes del día 15 de enero. En la práctica, las autoridades nos prohíbe ejercer este derecho a la inmensa mayoría de los mexicanos que residimos en el exterior porque nunca se nos a permitido la obtener la credencial desde el exterior.

Claro, las autoridades niegan que de forma sistemática se nos coarte nuestro derecho constitucional al voto desde el exterior. Como pruebas presentan hechos como la inversión millonaria que se le asignó al Instituto Federal Electoral (IFE) para que informe, y nos asista, para facilitar el voto de aquellos que cumplamos con cada uno de los requisitos establecidos. Además, las autoridades gustan de enviar expertos a los consulados y otros lugares donde se congrega la ciudadanía para informar y orientar.

En dichas sesiones, a las autoridades les encanta presumir de los tremendos avances democráticos que se le han hecho al aparato político mexicano. Tanto así, que con lujo de detalle se nos explica que muchos países, más atrasados que el nuestro, envían a sus ciudadanos para que estudien y analicen la estructura y forma de operación del IFE. Más lo que a nosotros nos interesa desde hace muchos años es el derecho a ejercer el voto efectivo desde el exterior. El participar en sesiones donde se enumeran las virtudes del sistema político mexicano no resuelve el problema de que en la práctica a la inmensa mayoría de los mexicanos residentes en el exterior no se nos permite votar toda vez que no existe un mecanismo para que podamos obtener nuestra credencial de elector en nuestro lugar de residencia.

Previo a las anteriores elecciones del 2006 se trabajó con empeño, y dedicación, para que las autoridades federales accedieran a autorizar, con el correspondiente presupuesto, la credencializacion para votar de los mexicanos residentes en el exterior. De nuevo, las autoridades mexicanas nos negaron nuestro derecho efectivo al voto. Pero nos aclararon que los cambios solicitados eran eminentes.

Claro, dicha compromiso continua sin cumplirse. Las consecuencias políticas están a la vista. En poco mas de cinco meses se celebrara una elección mas para presidente y el 99% de los mexicanos elegibles para votar desde el exterior no votaremos. La responsabilidad de las autoridades mexicanas es innegable. Es imposible convencernos de la vocación democrática en el sistema político mexicano cuando en la practica las autoridades nos continua excluyendo de dicho proceso democrático. El embargo comercial, económico, y financiero que los Estados Unidos le impuso a Cuba en octubre de 1960 ya rebasa los cincuenta años de duración. Casi todo el mundo demanda año con año en el pleno de las Naciones Unidas que el bloqueo se termine. Mientras tanto, El bloqueo efectivo para ejercer nuestro derecho al voto desde el exterior ya pronto cumplirá un siglo.

El próximo 5 de febrero se cumple el aniversario 95 desde que el Congreso constituyente proclamara en la Ciudad de Querétaro la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Por ser la primera constitución política de la historia humana que reconoció los derechos sociales, sin duda, dicho evento merece ser, y se celebrara a lo grande a lo largo y ancho de la República Mexicana.

Sin embargo, la constitución política mexicana continuará sufriendo una violación inmerecida por parte del gobierno federal al continuar este privando a millones de sus mejores hijos de poder ejercer el derecho al sufragio efectivo desde el exterior.

Lo trágico e inaceptable de esta situación es que así marchamos los mexicanos hacia la celebración de la elección para presidente mas importante de los últimos 95 años.