Romney se juega todo

Romney se juega todo
Con la derrota en Carolina del Sur se le complican las cosas al aspirante a la nominación republicana Mitt Romney.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C. (EFE).- El aspirante presidencial republicano Mitt Romney salió malherido de las primarias de Carolina del Sur frente a Newt Gingrich, su rival más próximo, y las de Florida en nueve días bien podrían reanimar o sepultar sus ambiciones.

Los republicanos, en general, preferían evitar una lucha prolongada entre los candidatos y la improbable victoria de Gingrich anoche en el “estado de Palmetto” frente a Romney refleja el pánico de la base conservadora sobre la elegibilidad de ambos.

Tres ganadores distintos en Iowa, Nuevo Hampshire y Carolina del Sur en lo que va del proceso electoral confirman, asimismo, la “rebelión” de los conservadores, que siguen en la búsqueda de un “anti Romney” que pueda privar al presidente Barack Obama de un segundo mandato.

“Está claro que los republicanos están insatisfechos. Romney en ninguna encuesta ha llegado o superado el 30%, salvo en Nuevo Hampshire… su mayor problema entre los conservadores es que cambia de postura como cambiar de camisa, por conveniencia política”, dijo ayer la estratega demócrata Melisa Díaz.

“Eso no le va a ayudar entre los independientes en los comicios generales. La contienda estará muy reñida en Florida y, como van las cosas, Romney tiene que afianzar el apoyo de los conservadores”, agregó.

El senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, uno de los más conservadores en el Capitolio en Washington, ha reconocido que Romney, hasta ahora el favorito del “establishment” republicano, no emociona a los conservadores.

Al parecer, Romney, un multimillonario que no “conecta” con el ciudadano de a pie, no les convence, pero tampoco Gingrich, que puede ser festín de los demócratas por sus debilidades en varios frentes.

Una encuesta reciente de la cadena conservadora Fox News indicó que el 56 % de los votantes tiene una opinión desfavorable de Gingrich, y sólo el 27 % tiene una favorable.

En declaraciones a la cadena NBC, el gobernador republicano de Nueva Jersey y partidario de Romney, Chris Christie, dijo ayer que Gingrich “ha sido una vergüenza para el Partido Republicano”.

Christie recordó que Gingrich fue expulsado de su cargo como presidente de la Cámara de Representantes (1995-1999), y afrontó una multa de 300,000 dólares por violaciones de ética.

La contienda se traslada a Florida, que realizará sus primarias el próximo 31 de enero y donde Romney tiene una ventaja considerable frente a sus tres rivales.

De hecho, cerca de 200,000 votantes republicanos del “Estado del Sol” ya comenzaron a votar por correo, o un 10 % del total previsto en las primarias.

La campaña de Romney ya ha gastado alrededor de 3.5 millones de dólares en anuncios televisivos y por correo en Florida, algo que no asusta a Gingrich, quien anoche afirmó que su campaña tiene “las ideas y la gente” y por ello, el dinero no lo es todo.

El consenso entre politólogos como Larry Sabato, de la Universidad de Virginia, es que una derrota en Florida -muy probable debido a la “insurgencia” de Gingrich- sería un golpe muy duro para Romney, que ya perdió en ese estado en 2008 pese a que entonces también gozaba de una poderosa maquinaria de organización y recaudación de fondos.

Si Carolina del Sur es un estado decididamente ultraconservador, Florida tiene un bloque electoral en general más diverso, y eso podría ser una ventaja para Romney. Sin embargo, su postura en contra de algún tipo de regularización migratoria podría perjudicarlo entre los latinos.

“Romney ha sacado anuncios en español pero eso quizá no será suficiente. Se opone a una reforma migratoria e incluso ha dicho que vetaría el Dream Act (un proyecto de ley) para legalizar a estudiantes indocumentados”, señaló Díaz.

Sobra quien dé consejos a Romney pero el consenso es que éste debe impedir a corto plazo otra mala noche y, a largo plazo, una mayor incursión de Gingrich en el mapa electoral, tomando en cuenta las primarias de febrero próximo.

En Florida están en juego 50 delegados, del total de 1,144 que se requieren para alzarse con la candidatura presidencial del Partido Republicano en su convención nacional en agosto próximo en Tampa, capital del estado.

Romney dijo anoche, con acierto quirúrgico, que hay afuera una “batalla por el alma de EEUU”. Es una batalla que, por ahora, le va ganando Gingrich al proyectarse como el paladín de los que sufren “el desastre” del mandato de Obama.