Más de 55 mil niños angelinos sin techo fijo

En los últimos tres años, el segmento de la población desamparada o sin hogar que más ha crecido en el Condado de Los Ángeles son las familias con niños. De acuerdo con datos compartidos por la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles (LACOE), ese renglón se ha incrementado en un 60 por ciento desde 2008.
Más de 55 mil niños angelinos sin techo fijo
Maestros y empleados de LACOE organizan los paquetes con los diversos materiales que serán entregados a las escuelas.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

En los últimos tres años, el segmento de la población desamparada o sin hogar que más ha crecido en el Condado de Los Ángeles son las familias con niños. De acuerdo con datos compartidos por la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles (LACOE), ese renglón se ha incrementado en un 60 por ciento desde 2008.

Más de 55,000 niños provenientes de familias en esta situación, acuden a escuelas públicas del condado en los grados K-12.

“Creemos que el número puede ser aún mayor, ya que sabemos que la mayoría de las familias no reportan su situación. En la mayoría de los casos nos enteramos porque los maestros o consejeros de las escuelas lo determinan gracias al contacto directo que tienen con los niños”, señaló Seema Gaur, especialista del Programa Homeless de LACOE.

“Hay que entender que no son niños que viven con un cartón en la calle. Más bien son aquellos niños que viven en un garaje, que viven con otras tres o cuatro familias o que viven en un hotel o en un albergue día a día”, explicó Vicente Bravo, consejero de bienestar y asistencia estudiantil de LACOE. “El problema que enfrentan no es que no tengan un techo, sino que no tienen un hogar estable o que sus padres enfrentan dificultades para pagar un lugar donde vivir”, apuntó Bravo.

De acuerdo con este funcionario escolar, varios distritos escolares como el de Lennox o Hawthorne, experimentan una elevada tasa de inestabilidad en relación al lugar de residencia de los estudiantes. Y este es un factor que se considera para que un estudiante sea elegible al Programa Homeless. Este proyecto, que existe alrededor de todos los distritos escolares del país, recibe fondos federales bajo la iniciativa McKinney-Vento Education for Homeless Children and Youth Program.

“Esta situación afecta a más niños de los que uno se pudiera imaginar. Por ejemplo en una escuela con una población de unos mil estudiantes, entre el 5 al 15 por ciento de ellos tiene algún tipo de inestabilidad en tener un hogar permanente”, destacó Bravo.”Como padre existe ese orgullo de no decir que no se tiene un hogar para sus hijos y eso se convierte en un estigma que impide que se reporten estos casos y por lo tanto que esas familias no pidan ayuda”, indicó el consejero de LACOE.

Para mitigar un poco las necesidades de estos estudiantes, ayer LACOE, recibió en sus instalaciones de Downey más de 2,000 paquetes de ayuda con artículos de higiene personal, alimentos y útiles escolares, que serán distribuidos a 50 distritos escolares del condado, gracias a las donaciones de la organización caritativa Feed the Children.

“Son muchas las circunstancias por las que los padres de estos niños pierden sus hogares, pero no es sorpresa que desde que se desató la ola de los embargos en todo el país, el número se ha incrementado considerablemente. A nivel nacional, son 1.6 millones los niños que han sido identificados como homeless”, apuntó la directora de programas educativos de Feed the Children.

En las bodegas de LACOE, habían decenas de cajas marcadas con los nombres de cada uno de los distritos que recibirán los paquetes escolares. Entre ellos estaban los distritos de East Whittier, Montebello, El Monte, Lennox, y el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).

Para el LAUSD se habían destinado unos 300 paquetes.

“Tenemos 16,000 estudiantes en el distrito que fueron identificados para el Programa Homeless. La mayoría de estos en escuelas del distrito 2, en el Este del Valle de San Fernando”, dijo Laura Ewing, consejera para el LAUSD.

“En el distrito estamos haciendo un buen trabajo últimamente en entrenar a las escuelas para poder identificar a niños que viven en esta situación”, añadió.

Un gran número de paquetes estaba siendo destinado a estudiantes del programa de Educación Migrante, que apoya a hijos de trabajadores del campo, el cual sirve a unos 11,000 estudiantes, de los cuales la mayoría son elegibles para los beneficios del programa.

“No estamos aquí para señalarles como una familia con problemas económicos, sino para decirles que tenemos algunos recursos y que podemos ayudar a sus hijos a estar mejor en su casa y en la escuela”, enfatizó Bravo y subrayó que el objetivo primordial de todo distrito escolar es el bienestar de sus estudiantes.