Demócratas se benefician de larga contienda republicana

Obama invierte su tiempo adicional con una agenda de campaña de reelección
Demócratas se benefician de larga contienda republicana
El presidente Obama habla con el senador Jeff Sessions, antes del Desayuno Nacional de Oración.
Foto: AP

WASHINGTON D.C. – El presidente Barack Obama ha sacado provecho de la prolongada contienda interna del Partido Republicano, que podría dejar maltrecho al que será finalmente su candidato presidencial antes de las elecciones de noviembre.

Su deseo podría cumplirse, una posibilidad que emociona a los demócratas al fortalecer a sus filas e impulsar sus campañas en busca de fondos y voluntarios.

“Han despertado a varios gigantes dormidos”, dijo Ira Leesfield, una abogada de Miami y, desde hace mucho tiempo, recaudadora de fondos para el Partido Demócrata.

Mientras las votaciones republicanas cambian de rumbo hacia las regiones centro-norte y oeste de Estados Unidos, el principal rival del favorito Mitt Romney, Newt Gingrich, ataca cada movimiento y promete mantenerse en la contienda más allá de marzo.

Y Romney está pagando un precio muy alto por ello: en semanas recientes han aumentado las percepciones negativas del ex gobernador de Massachusetts entre los votantes, una tendencia que podría afectarlo en una contienda de elección general ante Obama.

“La primaria de Florida será un punto decisivo en esta contienda: los otros (los republicanos) están viendo lo que podría convertirse en meses de tácticas despiadadas y negativas que alejen a la gente de la política en general”, dijo Jim Messina, director de campaña de Obama, durante un acto de recaudación.

El más reciente informe de la recaudación de fondos para la campaña de Obama mostró que cuentan con más de 80 millones de dólares en el banco, una generosa suma para este año.

Los demócratas saben lo que son las peleas interminables. Hillary Clinton no dejó la contienda sino hasta junio de 2008.

El equipo de Obama trata de aprovechar el tiempo adicional usando las siguientes semanas para enfocarse en su mejor activo político: ser presidente. Obama está invirtiendo su tiempo con una agenda posterior a su mensaje anual del Estado de la Unión que subraye los temas de su puja de reelección.