Vázquez Mota enfrentará el voto de género

Aunque es la primera mujer con posibilidades tangibles de llegar a Los Pinos; diversas legisladoras muestran escepticismo hacia Vázquez, pues como Secretaria de Educación rechazó entregar becas a niñas con padres de trabajo temporal.

Vázquez Mota asegura que será la primera mujer en ser la presidenta de México. La acompañan: Santiago Creel (izq.) y Ernesto Cordero.
Vázquez Mota asegura que será la primera mujer en ser la presidenta de México. La acompañan: Santiago Creel (izq.) y Ernesto Cordero.
Foto: EFE

MÉXICO, D.F.- La candidata electa por el Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, se convirtió en la primera mujer con posibilidades reales de ganar la presidencia de la República y adquiere así una larga lista de rezagos históricos de equidad entre hombres y mujeres que jugará como un arma de doble filo en su campaña.

“El ser mujer puede ser su debilidad o su fortaleza”, observa Germán Vega, analista del Colegio de la Frontera Norte.

“Al mismo tiempo de que históricamente no se ha dado espacios a la mujer para ser votadas en una sociedad machista se tiene la percepción generalizada de que ellas son menos corruptas: todo depende de cómo ella lleve su campaña”.

La agenda de género mexicana pasa por la autonomía económica, acceso a la vida política, derechos sexuales y reproductivos, cuotas de género, aborto, una vida libre de violencia y hasta el empoderamiento mismo de 40.4 millones de mujeres inscritas en la lista nominal de electores .

Pero la lucha dista en algunos temas del conservadurismo panista y el activismo de género ve aún con recelo a Vázquez Mota porque su partido ha chocado con el ala más liberal.

El tema de la interrupción del embarazo en el Distrito Federal es un ejemplo. Autorizado en 2007 tras un intenso trabajo de grupos izquierdistas afines al Partido de la Revolución Democrática (PRD), tuvo su primer revés cuando el gobierno del presidente Felipe Calderón interpuso una controversia constitucional que pretendía echar por tierra el aborto.

“Qué bueno que haya ganado una mujer una contienda interna en un partido de derecha es muy importante por sí mismo, pero a nosotras nos sigue procupando la agenda feminista porque se trata de la libertad de elección de las mujeres sobre su cuerpo”, comenta la asambleísta del congreso capitalino Maricela Contreras, quien fue presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la Legislatura Federal pasada.

“Hay otros puntos con los que sí se puede avanzar como el presupuesto para programas especiales que permita fortalecernos, pero hace falta sensibilidad”.

Contreras no olvida que Vázquez Mota fue la única integrante del gabinete que, como secretaria de Educación Pública, no recibió a un grupo de legisladoras que buscaban entre varios asuntos programas de becas para niñas con padres de trabajo temporal en el país que por su movilidad no tenían acceso a la educación y para prevención del embarazo en escuelas.

“Hemos demostrado que podemos con el poder, pero hay que ir más allá”, dijo Contreras.

Previo a Vázquez Mota, otras políticas buscaron el poder como Rosario Ibarra de Piedra en 1982 por el Partido Revolucionario de los Trabajadores; Cecilia Soto, en 1994 por el Partido del Trabajo y Patricia Mercado por el Partido Social Demócrata en 2006.

Entre las tres contendientes fue Mercado quien obtuvo el mayor número de sufragios en una contienda: 1,228, 850 que representaron el 2.7% del total.

La candidata panista tiene mayores proyecciones: hasta antes de la contienda interna panista ocupaba el segundo lugar por debajo de su más cercano rival Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y se prevé la reducción de los márgenes de diferencia.

Para el analista Rodrigo Salazar, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) el “tradicional” argumento de que México no está preparado para tener una presidenta se cae con la reciente experiencia en Argentina con Cristina Fernández; en Chile, Michelle Bachelet; en Brasil, Dilma Rousseff; Costa Rica, Laura Chinchilla y Portia Simpson Miller como primer ministra de Jamaica.

Nadie hubiera pensado que en un país conservador como Chile iban a votar por una mujer que además es madre soltera de tres hijos con padres diferentes, por citar un ejemplo.

“Si hacemos un comparativo en México hay un ascenso más generalizado de las mujeres en la política pues ya tenemos varias experiencias previas”, expresa Salazar.

Además a sus congéneres latinoamericanas no les ha ido mal, agrega: Cristina Fernández fue reelecta con un amplio margen; Bachelet es señalada como una excelente política y Chinchilla tiene problemas normales de cualquier gobernante donde el género no ha pesado en absoluto.

“Creo que el voto negativo para Vázquez Mota podría venir más por el castigo al desgaste de 12 años de gobierno del partido que por ser mujer”, sostuvo.