En serio, ¿alguien lo quiere?

Manny Ramírez tiene ofertas de Orioles, Oakland y de Toronto
En serio, ¿alguien lo quiere?
Acusado de dopaje, Manny Ramírez salió del beisbol por la puerta de atrás, y ahora escucha ofertas para regresar a las Grandes Ligas.
Foto: AP

NUEVA YORK.— ¿Acaso no hemos tenido suficiente de Manny en este milenio?

La noticia acerca de que varios equipos están interesados en adquirir los servicios del toletero dominicano Manny Ramírez es, más que nada, consternarte.

Es muy tarde para eso. No debe pasar desapercibida la vasta evidencia de los errores de este pelotero en el pasado.

Manny ha violado en par de ocasiones la política sobre el uso de sustancias prohibidas en Grandes Ligas. Ésta es una manera amable de decir que ha hecho trampa, no una sino dos veces. De hecho, el cañonero prefirió retirarse en abril pasado, en lugar de cumplir con una suspensión de 100 juegos por su segunda violación.

Ahora, Ramírez enfrentaría una suspensión de 50 juegos en caso de firmar con algún club de Grandes Ligas. Cumplirá 40 años de edad en mayo, y ha sido descubierto dos veces consumiendo sustancias prohibidas. A estas alturas, Manny sólo puede ser visto como un empleado prospecto para un equipo de la Liga Americana.

Nunca fue bueno en los jardines, particularmente desde que perdió interés por jugar ahí. Sólo puede ser opción como batador designado D, aunque muchos piensan que, de cualquier manera que sea visto, debería tener al menos un asterisco junto a su nombre.

Nadie lo va a dudar. Manny tiene los números para llegar al Salón de la Fama. Pero hizo trampa, más de una vez. Por ejemplo, esa segunda mitad de temporada mágica que tuvo con los Dodgers en el 2008, cuando se comportó a la altura. Fue un ejemplo para los jugadores jóvenes, una fuerza positiva en el clubhouse y una máquina imparable de bateo. Pero un resultado positivo a una prueba antidoping tiende a ponerle un contexto ligeramente diferente a los actos de heroísmo en el terreno de juego.

Manny fue un gran bateador, y a pesar de una imagen pública que a veces cayó en lo ridículo, el toletero lució en la caja de bateo. Pero el uso de sustancias prohibidas desprestigiaron su legado.

El “Manny siendo Manny” se agotó hace tiempo, aunque cierto sector de los medios insiste en que el show debe continuar, aun cuando el show debió haber sido suspendido. Ahora vemos cerca la posibilidad de que un club de la Liga Americana, en busca de un bateador designado, pudiera acudir a Ramírez.

Toronto, Oakland y Baltimore son los equipos que supuestamente están interesados en contratar a Ramírez.

El vicepresidente de Orioles de Baltimore, Dan Duquette, admite que tuvieron “pláticas exploratorias” con el agente de Ramírez.

“Todavía estamos considerando la composición de este club, y analizando los retos que conllevaría tener un pelotero como Manny a nuestro equipo”, manifestó Duquette.

Esas palabras fueron cuidadosamente seleccionadas y bien dichas. Pero todavía es posible creer que la respuesta correcta a la pregunta “¿está tu equipo interesado en firmar a Manny Ramírez?” llega a manera de otra pregunta:

“¿Estás bromeando?”

Pero esto es Estados Unidos, y esto es, de hecho, la Liga Americana. Estos equipos pueden hacer lo que se les venga en gana, siempre y cuando sea legal . La cosa es que ya hemos vivido esta situación en el pasado y el final no ha sido feliz.

El juego del beisbol crece, evoluciona y avanza inexorablemente, ¿no lo creen? En ese proceso, Manny Ramírez parece haber quedado en el pasado, como una reliquia más en una era problemática y, con toda honradez, ese parece ser el mejor lugar para él.