Cambio contra el ausentismo

Durante muchos años se pensó que con la policía y con multas a los estudiantes se combatiría el ausentismo escolar. En cambio, la deserción sigue altísima en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles y esta política punitiva hoy perjudica más de lo que ayuda.

Este efecto negativo se ha ido notando especialmente cuando las autoridades comenzaron a detener alumnos que, a pesar de arribar tarde, iban rumbo a la escuela. Esto ha hecho que muchos prefieran no ir a clase ante el temor de recibir una multa porque van llegan minutos más tarde. Ante esto, el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) y el Departamento de Policía del Distrito Escolar (LASPD) se comprometieron a respetar el “espíritu” de la ley, que es detener a los alumnos que literalmente “se fueron de pinta” y no a los que tienen interés en asistir y llegan demorados por algún motivo.

Los cambios fueron positivos en general, reduciéndose la cifra de multados. Sin embargo creemos que es necesario fijar la buena voluntad en una ordenanza en la que también se trate los distintos aspectos del ausentismo escolar.

Con ese fin, el Comité de Seguridad Pública revisará hoy una propuesta del concejal Tony Cárdenas para establecer una ordenanza con el fin de evitar que los estudiantes sean multados cuando van camino a la escuela, elimina el castigo financiero, elimina la presentación del joven ante el tribunal juvenil si acepta consejería y exige que se recoja y se haga pública la información en poder del LAPD sobre la demografía de los menores multados.

La medida también exige lidiar con los distintos factores causantes del ausentismo, desde la falta de un transporte público fiable hasta la desconexión del alumno con la escuela.

La política actual sobre el ausentismo escolar fue creada en la década de los años 90 para evitar la delincuencia juvenil, ahora se necesita un enfoque pedagógico para evitar la deserción y encarrilar de una manera positiva la inquietud del alumno.