Concluye autopsia a Whitney Houston

Aún no se sabe causa de muerte de la artista

Concluye autopsia a Whitney Houston
Seguidores de Whitney Houston dejan recuerdos cerca del hotel donde murió la cantante.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Ed Winter, portavoz de la oficina forense del condado de Los Ángeles, informó ayer que concluyó la autopsia al cuerpo de Whitney Houston, aunque la causa oficial de la muerte no se conocerá hasta dentro de seis u ocho semanas.

Según explicó Winter en una rueda de prensa, la causa de la muerte se determinará una vez se obtengan los resultados de análisis toxicológicos adicionales, un proceso similar al establecido en la muerte del cantante Michael Jackson en junio de 2009.

En el caso de Jackson los resultados de la autopsia se hicieron públicos tres meses después de su adiós.

La autopsia al cuerpo de Houston comenzó “en algún momento” de la mañana de ayer y concluyó entre tres y cinco horas después, afirmó Winter.

Winter apuntó que el departamento de policía de Beverly Hills solicitó a la oficina forense que no se faciliten datos acerca de la investigación, incluidos detalles sobre las circunstancias en las que se encontró el cuerpo de la cantante la noche del sábado en el hotel Beverly Hilton, de Los Ángeles.

Asimismo, confirmó la tesis de la policía en la que se descartaba cualquier indicio de acto delictivo en la muerte de Houston, así como el hecho de que el cuerpo de la artista fue encontrado en el interior de la bañera de su habitación en el Beverly Hilton.

TMZ.com, portal especializado en información sobre famosos, asegura que la autopsia reveló que había agua en los pulmones de Houston, aunque se desconoce en qué cantidad, un factor clave a la hora de determinar si murió ahogada o si había fallecido antes de que se introdujera dentro del agua.

Según esta web, las autoridades creen que Houston pudo haberse ahogado tras quedarse dormida o estar inconsciente por la combinación de un calmante mezclado con alcohol.

La policía, según este portal, encontró aproximadamente media docena de botes con pastillas en la habitación de la cantante, incluido el medicamento Xanax. No se encontraron sustancias ilegales.

Según fuentes cercanas a la artista, Houston era consumidora habitual de Xanax, que tomaba para controlar la ansiedad. Asimismo aseguran que el viernes había trasnochado y bebido mucho alcohol.

Ayer, un día después del fallecimiento de la diva estadounidense, apenas una decena de ramos de flores, velas y cartas adornaban la esquina de Wilshire y Santa Monica Boulevard, justo donde se levanta el Beverly Hilton, el hotel de Beverly Hills, donde se encontró el cuerpo de la cantante.

“Llegué anoche a Los Ángeles desde Londres y vi muchos mensajes y llamadas de mis amigos que preguntaban qué había pasado y pidiendo más detalles”, dijo Semiha Askan, una fan de la artista allí presente. “Pensaba que era una broma. Estoy en shock”, añadió.

Por momentos había más periodistas que curiosos en la zona. “La verdad es que pensé que habría más gente por aquí, y sobre todo más recuerdos. Estoy decepcionada, realmente. Al menos los Grammy [cuya ceremonia se efectuó ayer] serán un gran tributo en su honor”, manifestó la joven.

La 54 edición de los Grammy, la gran fiesta de la música, se celebró ayer por la tarde en el Staples Center de Los Ángeles. Jennifer Hudson rindió homenaje a Houston sobre el escenario.

En las últimas horas se conoció que la hija de 18 años de Houston, Bobbi Kristina Brown, fruto de su relación con su exmarido Bobby Brown, tuvo que ser ingresada en dos ocasiones en el hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles, una de ellas en camilla, según la web TMZ.com, especializada en información sobre famosos.

La adolescente, que según esta web se encontraba “histérica, exhausta e inconsolable” cuando fue atendida por primera vez precisamente en el hotel donde se encontró el cuerpo de su madre, está fuera de peligro, confirmó el canal de noticias local ABC.

La autopsia del cuerpo de Houston fue encontrada por su peluquera con la cabeza sumergida bajo el agua en la bañera de su habitación.

No se encontraron sustancias ilegales en el lugar.

Según fuentes cercanas a la artista, Houston era consumidora habitual de Xanax, que tomaba para controlar la ansiedad. Asimismo, aseguran que el viernes se había trasnochado y bebido mucho alcohol.

La cantante, que popularizó el tema I Will Always Love You, había reservado una suite en el Beverly Hilton porque iba a acudir a la fiesta que había organizado allí el productor musical Clive Davis, un evento anual que reúne a muchas estrellas de la canción y que se celebra en la víspera de la gala de los Grammy.