A la cama sin Facebook

Computadoras pueden interrumpir el sueño
A la cama sin Facebook
Un 43 por ciento de los estadounidenses dicen que rara vez o nunca duermen bien por la noche.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

NUEVA YORK.- ¿Es usted de los que se lleva la computadora a la cama para chequear Facebook u otros sitios en la Internet minutos antes de acostarse a dormir?

Si su respuesta es sí, usted no está solo.

Un estudio de la Fundación Nacional del Sueño (NSF, en inglés) sobre la relación entre la tecnología de las comunicaciones y el sueño encontró que casi el 95 por ciento de los encuestados dijo que utilizan algún tipo de dispositivo electrónico en la hora antes de acostarse.

Aquellos entre las edades de 13 y 29 años son mucho más propensos a utilizar la tecnología interactiva, como internet, teléfonos celulares y los videojuegos, una hora antes de acostarse, que la tecnología pasiva, como televisores.

Alrededor del 61 por ciento de los encuestados dijo que usan un ordenador o computadora portátil (laptop) una hora de irse a la cama.

No en vano, la NSF ha reportado que más del 43 por ciento de los estadounidenses dicen que rara vez o nunca duermen bien por la noche.

El problema, según la NSF, es que la luz artificial -como el brillo de la pantalla de la computadora- puede detener la producción melatonina por parte del cuerpo, una hormona que regula el sueño y fortalece el sistema inmunológico.

Participar en las actividades interactivas también impide que el cerebro esté más activo, lo que también puede contribuir a que sea más difícil conciliar el sueño.

Los aparatos electrónicos “gadgets”, que hacen ruido o que proyectan luz intermitentemente toda la noche también pueden interrumpir su sueño.

El estudio encontró que alrededor de una décima parte de las personas entre 13 a 18 años de edad, y una quinta parte de la personas entre 30 a 64 años, son despertados por sus teléfonos celulares al menos un par de veces a la semana.

El estudio recomienda también seguir el mismo horario de sueño todos los días de la semana, evitar las luces brillantes en la hora antes de acostarse y evitar las siestas a final de la tarde para ayudarle a recuperar el sueño.