Aniversario de una reforma

Aniversario de una reforma

La reforma de salud de la Administración Obama cumple mañana viernes dos años de vida. Esta ley es una de las legislaciones más importantes de los últimos tiempos, al ampliar la cobertura médica a millones de personas que no tienen seguro de salud y establecer protecciones para el paciente ante el accionar inhumano de la industria del seguro médico.

La ley respondió a una inquietud general sobre el aumento exorbitante de los costos de atención médica y la triste realidad de millones de estadounidenses que carecen de seguro médico. El sistema de garantizar la cobertura médica con el empleo se ha ido desintegrando y una enfermedad ha pasado a ser una de las causas principales para la bancarrota personal.

Eran muchos los motivos para el cambio.

Por otra parte, las realidades políticas que encontró el presidente Obama en el Congreso le impidieron cumplir varias de sus promesas electorales. En el caso de la reforma de salud, el mandatario resistió las recomendaciones dentro de la Casa Blanca para que no se embarcara en un proyecto de alto costo político y del que tenia pocas posibilidades.

La ley final fue fruto de las negociaciones con legisladores y los grupos de interés, quedando lejos de lo esperado. La reforma pasó sin una opción pública de cobertura dejando en pie el sistema privado sin un control efectivo de costos. La ambiciosa reforma del sistema de salud se redujo a un cambio en el sistema de cobertura médica y presenta numerosos desafíos para la implementación a nivel estatal. De todas maneras, esta legislación es una amplia mejoría para los consumidores en comparación a lo anterior a la ley.

Al mismo tiempo, los republicanos han convertido esta reforma en su caballito de batalla contra la reelección del Presidente. Desde el primer momento acusaron injustamente a la ley de querer destruir el sistema privado, de establecer “paneles de la muerte” y hablan de la obligatoriedad de que cada persona tenga un seguro como si fuera una pérdida de libertad en vez de ser un acto de responsabilidad personal. Hasta es increíble que en la bancada republicana del Congreso se haya comparado la ley con la esclavitud.

La semana que viene comienza un proceso clave en el futuro de la ley cuando la Suprema Corte de Justicia escuche los argumentos de las demandas contra la reforma. Sin lugar a dudas la decisión del Alto Tribunal terminará con la discusión legal e influirá en la elección presidencial.

Mientras tanto, lo que se ha ido implementando de la ley es muy positivo para la comunidad latina que tiene el mayor porcentaje de personas. Hoy, una aseguradora ya no tiene la libertad caprichosa de negar servicios cuando no le es rentable. Tan solo ese aspecto, aparte de otros más, hace que la reforma sea uno de los logros de la Casa Blanca.