Calderón en cumbre de la Casa Blanca

Presidente mexicano pide prohibir venta de armas de asalto
Calderón en cumbre de  la Casa Blanca
(De izquierda a derecha) Felipe Calderón, presidente de México, Barack Obama, presidente de EEUU, y Stephen Harper, primer ministro de Canadá.
Foto: Antonieta Cádiz / La Opinión

WASHINGTON, D.C.- La aceleración en la creación de empleo, junto con la ampliación de la lucha común contra el crimen organizado, fueron los puntos principales que se destacaron ayer, tras la realización de la Cumbre de Líderes de América del Norte, celebrada en Washington.

En la oportunidad el Presidente Barack Obama, junto a sus homólogos de México y Canadá, Felipe Calderón y Stephen Harper, se reunieron por poco más de tres horas, para luego ofrecer una conferencia de prensa conjunta.

Tanto Obama como Calderón coincidieron en que una de las mayores amenazas a la seguridad regional es la influencia y fortalecimiento del crimen organizado, en sus países y Centroamérica.

“Estamos anunciando un nuevo mecanismo de diálogo conjunto con Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en apoyo de su lucha contra el crimen organizado, por la seguridad regional, que es vital para nosotros”, dijo Calderón.

SICA está integrado por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y Bélice, además de otros estados asociados. Su objetivo principal es la integración de Centroamérica, en un marco democrático y de desarrollo.

Los gobiernos de Canadá, Estados Unidos y México, esperan que el Sistema de Diálogo Norteamericano de SICA, mejore la cooperación y reduzca la duplicación de esfuerzos en la lucha contra el crimen organizado en la zona.

Países como Guatemala han sido enfáticos al señalar, que ahora, están enfrentando niveles de violencia nunca antes vistos; una lucha que desde su perspectiva, es imposible ganar solos. Tan sólo en México, desde 2006, la guerra contra el narcotráfico ha cobrado la vida de 50 mil personas.

Respecto al tráfico de armas, Calderón reiteró su petición de reinstaurar la prohibición a la venta de armas de asalto en Estados Unidos. “Está demostrado que cuando hay una disponibilidad de armas en una sociedad determinada, hay un incremento de la violencia que se prolonga varios años después”, resaltó.

“La expiración de esta medida en 2004 coincide con el inicio de la etapa más dura en México. El año pasado incautamos 142 mil armas, la mayoría era rifles de asalto vendidos en Estados Unidos”, dijo.

Por su parte, Obama destacó que el tema primordial del encuentro con Calderón y Harper fue la economía y la creación de empleo. “Estamos haciendo todo lo posible para acelerar la recuperación”, dijo el mandatario. Además, insistió en que los tres países trabajan para deshacerse de regulaciones, que calificaron como innecesarias.

“Esto fortalecerá nuestra economías locales y será beneficioso para los pequeños negocios”, aseguró el líder estadounidense, quien especificó que el valor del comercio trilateral de bienes sobrepasó, ayer, el billón de dólares.

Por su parte, Calderón insistió en un tema pendiente y de gran interés para el intercambio comercial mexicano: las negociaciones para la incorporación de México al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

Actualmente, Estados Unidos está negociando su incorporación, mientras México busca el respaldo de Washington para su ingreso. “Quiero reiterar el interés de mi país por sumarse a TPP, porque sabemos que los mexicanos podemos contribuir”.

“Si entramos unidos, estaremos generando beneficios para nuestras familias y mejorando la competitividad. Nuestro país tiene un clarísimo compromiso con la libertad económica”, insistió.

Al referirse al tema, Obama destacó que las conversaciones sobre la incorporación a TPP “están desarrollándose”, enfocadas en cómo los nuevos miembros pueden “cumplir con los estándares” requeridos.

Para hoy, se espera que las delegaciones de ministros de los respectivos países, se reúnan para darle continuidad a la agenda delineada por los líderes nacionales. Se espera que el próximo encuentro entre los mandatarios, se dé a mediados de abril, en la Cumbre de las Américas.