Exitoso plan de transporte en UCLA

Exitoso plan de transporte en UCLA
Programa subsidiado bajó el uso del auto.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Con una población de estudiantes y trabajadores de casi 67,000 personas, y cientos de miles de visitantes anualmente, el área de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) en el oeste angelino, era una de las áreas de mayor tráfico en la ciudad con un promedio de más de 100,000 visitas en auto diarias, pero un reporte de esta misma universidad revela que el tráfico que se experimentó en 2011 alcanzó el nivel más bajo en 20 años. Este disminuyó en un 20 porciento gracias a un programa subsidiado de transporte.

Para los residentes de Los Ángeles, que pasan en promedio más de 60 horas al año atrapados en el tráfico, razón por lo cual la Universidad de Texas A&M clasificó a esta ciudad como la de peor tráfico del país, esta es una buena noticia. El esfuerzo de UCLA pudiera replicarse en otras áreas con problemas severos de tráfico.

Esto si las agencias de transporte público y los empleadores están dispuestos a invertir los $5.5 millones de dólares anuales que le cuesta a esta universidad subsidiar la mitad del costo del transporte para miles de estudiantes y empleados. Pero según Dave Karwasky, gerente de planeación y transporte de UCLA, los resultados han valido la pena.

“Además del tráfico, hay mucho menos contaminación del aire. Por otro lado, beneficia a los empleados a no tener que pasar horas en el tráfico sobre todo si viven lejos de aquí. Pasan menos estrés”, apuntó Karwasky.

Pero empleados como Rosalba Aguilar, quien viaja desde Downey todos los días a este campus universitario desde hace cuatro meses, no decidió tomar el transporte público para cuidar la calidad del aire, ni para contribuir a disminuir el tráfico, sino porque es mucho más barato viajar en el autobús.

“Hace un año que trabajo aquí, pero desde hace cuatro meses, desde que subió tanto la gasolina, prefiero venirme en el autobús. Tardo más, pero me ahorro mucho más también”, compartió una de los 26,000 empleados de esta prestigiosa universidad que aprovechan el subsidio de 50 porciento que UCLA ofrece a sus empleados en el costo del transporte público.

Con esta medida, UCLA ha convencido casi a la mitad de sus empleados a usar transporte alternativo. Actualmente según el reporte State of Commute de UCLA, un 53 porciento de sus trabajadores viaja en auto para llegar al trabajo, comparado con un 72 porciento de los conductores en el Condado de Los Ángeles que lo hacen.

Y en cuanto a los estudiantes que no viven en el campus, tan solo un 25 porciento de ellos maneja a la universidad, ya que el resto prefiere tomar el autobús, el viaje en camioneta compartido llamado UCLA Vanpool, o a través del transporte local o shuttle.

“El transporte público ha mejorado mucho y además con lo caro que es pagar el estacionamiento aquí, pues prefiero mil veces venirme en autobús”, dijo Clara Sosa, una estudiante de la carrera de Educación que viaja al campus de UCLA dos veces por semana desde Long Beach.

“Si manejo me tengo que estacionar a la misma distancia que cada parada del autobús, camino lo mismo , así que de ninguna manera me conviene manejar”, aseguró la estudiante, quien dice pagar $33 dólares por el pase del camión, mientras que el pase de estacionamiento más económico en el campus asciende a $65 dólares por semestre.

Por su parte el Departamento de Trasporte de Los Ángeles (LADOT), a través de un portavoz, indico que la ciudad de Los Ángeles apoya la medida de UCLA y está comprometido a promover también el uso de transporte alternativo en toda la ciudad.

“Hemos incrementado las líneas de autobús, de tren ligero y subterráneo que operan frecuentemente, para que cada vez más angelinos usen menos sus autos”, enfatizó Bruce Gillman, director de comunicaciones del LADOT.

Una contribución adicional del LADOT para disminuir el tráfico, según su portavoz, radica en el subsidio de $50 dólares mensuales que este otoga a sus empleados para que dejen de usar sus autos para ir al trabajo.