Línea Expo es una alternativa atractiva

La inauguración de la Línea Expo de Metro ha coincidido con un alza en el precio de la gasolina, por lo que muchos choferes han abandonado el auto por el tren.
Línea Expo es una alternativa atractiva
Un pasajero disfruta de su viaje dentro de un vagón de la flamante Línea Expo, sobre la estación de la calle Normandie.

El auto de George Centeno huele a nuevo y tiene un potente sistema de audio. Sería la envidia en su escuela de no ser por el costo de la gasolina, que ayer se vendía a 4.38 dólares por galón en Los Ángeles.

“Desde hace dos semanas lo dejo en casa; no me alcanza”, dice este joven al descender en la estación de la Universidad del Sur de California (USC) de la flamante Línea Expo del tren ligero.

Centeno habría pagado casi 60 dólares si ayer hubiera llenado el tanque de su auto compacto, esto es tres veces el valor del pase semanal que ofrece la Agencia Metropolitana de Transporte (Metro). Para los dueños de camionetas de ocho cilindros el desembolso superó los 130 dólares.

“Nomás por eso ahora ando en tren. Hoy [lunes] es la primera vez que me subo a un vagón aquí, en Los Ángeles. Para mí es algo histórico”, dijo Ramón Ortiz, residente del sur-centro de la ciudad.

Centeno y Ortiz han contribuido a los 11,000 abordajes diarios que la Línea Expo, que viaja del centro de Los Ángeles a Culver City, ha registrado en sus primeras semanas de vida, superando incluso las expectativas de las autoridades.

Parte de esto se debe a la volatilidad del costo del combustible.

“Quizás cuando veamos que el precio de la gasolina llegue a 4.50 centavos veamos más personas usando el transporte público, no sólo en la Línea Expo, sino probablemente en otras rutas del tren, así como en el sistema de autobuses”, mencionó Rick Jager, vocero de Metro.

En ascenso desde hace cuatro semanas, el combustible vendido en Los Ángeles ha ido en sentido contrario al del resto del país. Este lunes el valor promedio a nivel nacional era de 3.73 dólares, lo cual significa que los angelinos pagaban 8.50 y 23 dólares más al llenar el tanque de sus vehículos compactos y camionetas, respectivamente.

Aquí, el golpe a los bolsillos de los conductores se registra pese al pronóstico de la Asociación Americana de Automovilistas (AAA) y expertos, que anticiparon que se pagaría menos esta primavera, luego de ver un descenso de seis semanas al hilo, entonces ligado al valor del barril de petróleo.

Pero han intervenido otros factores. “Todo el mercado enloqueció el jueves y viernes porque una refinería que produce mucha gasolina para la Costa Oeste, localizada en el estado de Washington, se incendió hace tres meses. Trataron de reiniciar sus operaciones pero no funcionó y la volvieron a cerrar”, explicó Jeffrey Spring, portavoz de AAA.

“Eso ha causado preocupaciones sobre que suficiente producto sea elaborado”, agregó.

AAA anticipa que esta semana o la próxima mejore la productividad en las refinerías y que, en consecuencia, el precio en los centros de abastecimiento de Los Ángeles se sujete a la baja tarifa de 94 dólares por barril de petróleo, que ha representado un alivio para miles de estadounidenses.

Pero Rick no ve un alivio para los automovilistas a corto plazo. “Ciertamente por la compra del pase diario, 5 dólares, pueden usar un servicio ilimitado tanto en buses como en trenes en el condado de Los Ángeles, que es casi el mismo precio por un sólo galón de gasolina”, comparó.