Más niños con asma por la insalubridad

Las autoridades de salud del condado estiman el 15% de los niños en Los Ángeles tienen asma.
Más niños con asma por la insalubridad
Jason, con el biberón, sufre de una reacción alérgica severa al pelo de las ratas. El apartamento donde vive está infestado.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Jason Patricio tiene siete meses de edad y le cuesta respirar. Él ha estado hospitalizado por una reacción alérgica severa al pelo de las ratas.

Su prima, Leslie Rendón de cuatro años de edad, padece de asma y estuvo hospitalizada tres veces en diciembre del 2011 y por lo menos una vez cada mes en lo que va del año.

Ambos primos tienen en común que viven en el mismo apartamento infestado de ratas, ratones, cucarachas, moho y paredes con pintura con plomo.

La mamá de Jason, Valeria Patricio, se levanta temprano todas las mañanas a limpiar el excremento que dejan las ratas por las noches antes de que sus hijos se levanten a jugar.”Yo limpio y limpio lo mejor que puedo, pero esta alfombra no da para más. Tapo los hoyos debajo del calentador –que tiene años sin funcionar- que es a donde se meten las ratas, pero no sirve de nada. Ellas siempre lo abren nuevamente y ahí las escuchamos en las noches corriendo de un lado a otro y viendo que se pueden comer. A veces hasta tratan de comerse la alfombra”, dijo Patricio.

El aire en el apartamento es húmedo y tiene un fuerte olor a ropero viejo mezclado con grasa animal frita. A parte de las paredes que tienen moho en las esquinas, el apartamento se ve limpio. No hay nada fuera de lugar, sólo el tradicional papel de regalo que al igual que en muchos apartamentos pobres, intentan tapar lo que no sirve, hoyos e imperfecciones.

En el Sur de Los Ángeles, cientos de niños padecen de asma y otras infecciones respiratorias que son completamente prevenibles y que son causadas por las condiciones de sus viviendas, dijo la Dra. Jan King, oficial de salud del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles.

“El estatus socioeconómico y las muertes por asma están relacionadas…esto se debe a muchos factores incluyendo pero no limitado, la falta de acceso a servicios de salud y exposición a baja calidad del aire afuera y adentro de sus hogares. Muchas de estas condiciones prevalecen en comunidades con bajos ingresos”, dijo la Dra. King.

Las viviendas en renta en las comunidades de bajos ingresos en Los Ángeles están plagadas de alérgenos e irritantes que causan asma. El 80% de los hogares en el condado de Los Ángeles fueron construidos antes de 1978, agregó la funcionaria.

El asma es la condición crónica número uno que afecta a 11% de todos las personas en Estados Unidos. Las autoridades de salud del condado estiman el 15% de los niños en Los Ángeles tienen asma.”Esto es un gran número de niños sufriendo de una enfermedad crónica. Afortunadamente hay esperanza”, dijo la Dra. King, refiriéndose a mejorar las condiciones de vida de las familias con ingresos bajos.

Para Jim Mangia, director ejecutivo de la red de clínicas comunitarias St. John’s Well Child and Family Center, todos los niños tienen derecho a crecer y vivir en un ambiente que promueva la salud.”Los dueños de estas viviendas que parecen pocilgas (slum housing) son los causantes del sufriendo de tantas familias. Una y otra vez vemos cómo estas viviendas enferman a los niños… hemos atendido a niños con picaduras de cucarachas en la piel, niños con cucarachas en los oídos o que padecen de asma por el moho. Mientras los dueños siguen recolectando la renta sin importar las condiciones del apartamento. Esto no se puede seguir permitiendo”, dijo Mangia.

En un apartamento de dos habitaciones sobre la calle Adams, cerca del bulevar Broadway, reside Valeria, su esposo, y sus dos hijos, Andy y Jason. También, el hermano de Valeria, su cuñada y sus dos hijos.”En la casa todos estamos luchando en contra de las cucarachas y las ratas. Es horrible vivir así”, dijo Valeria, quien denunció a la dueña de la vivienda ante la Autoridad de Vivienda de Los Ángeles.

“La dueña vino esta semana y me dijo que iba a arreglar algunas cosas. Espero que sea verdad”, acotó Valeria guardando la esperanza.