Reformar acciones “discriminatorias” policiacas, pide NYT

El diario afirma que hay un patrón de abuso policial que merece la atención del Departamento de Justicia.

Nueva York (Notimex).- El Departamento de Policía de Nueva York debe reformar su política de catear y registrar por ser considerada una práctica discriminatoria hacia la comunidad afroestadounidense y latina, pidió hoy The New York Times.

El periódico neoyorquino indicó que la creciente evidencia revela un patrón de abuso policial que merece la atención del Departamento de Justicia nacional, agencia que debería usar su amplia autoridad para investigar estas prácticas.

El Departamento de Policía dijo recientemente que dio instrucciones a los jefes de distrito para que revisaran la legalidad de todos los informes de esta política conocida en inglés como Stop-and-Frisk, de acuerdo con un informe de la estación de radio pública WNYC.

Pero, según el diario, dichas revisiones tienen sentido sólo si investigadores independientes entrevistan a los agentes para determinar la proporción de detenciones en la calle sobre la base de una sospecha razonable, como exige la ley.

Además, el porcentaje de cateos en la calle sobre la base de la discriminación racial es inadecuada, ya que en su mayoría son negros e hispanos los seleccionados.

El rotativo agregó que las estadísticas están empeorando año tras año.

La semana pasada la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU) publicó un informe – sobre la base de datos del Departamento policial- que muestra que en 2011 el número de paradas en la calle aumentó a 685 mil 724 comparado con las casi 97 mil en 2002, año en que el alcalde Michael Bloomberg asumió el cargo.

En repetidas ocasiones la ciudad ha sostenido que el programa ayuda a sacar las armas de fuego de las calles.

Pero el análisis de la NYCLU encontró que la proporción de las incautaciones de armas de fuego en cateos se redujo notablemente.

Sólo 780 armas fueron confiscadas el año pasado, no mucho más de las 604 que fueron incautadas en 2003, cuando los agentes realizaron 160 mil 851 Stop-and-Frisk.

Los datos hallaron que los hombres jóvenes negros e hispanos continuaron siendo a quienes los agentes detuvieron para cateos en cantidades desproporcionadas.

Estos grupos sólo conforman un 4.7 por ciento de la población de la ciudad, sin embargo, estos hombres, entre las edades de 14 y 24 años, representaron el 41.6 por ciento de los cateos y registros del año pasado.