El lavado de dinero es grave en los EEUU

Diversos expertos en lavado de dinero, insistieron ayer en que la clave para asegurar la frontera, es darle prioridad a esta área. Esfuerzos poco coordinados, falta de recursos e impunidad, fueron las mayores fallas destacadas en el lado estadounidense.

El lavado de dinero es grave en los EEUU
Es muy pequeño el porcentaje de efectivo procedente de cárteles que es detectado por las autoridades, dicen analistas.
Foto: Archivo / La Opinión

WASHINGTON, D.C.- Diversos expertos en lavado de dinero, insistieron ayer en que la clave para asegurar la frontera, es darle prioridad a esta área. Esfuerzos poco coordinados, falta de recursos e impunidad, fueron las mayores fallas destacadas en el lado estadounidense.

Aunque la incautación de dinero ilegal ha aumentado considerablemente, desde 7.3 millones en 2005 a 150 millones en el año fiscal 2011, analistas insisten en que no es ni siquiera la punta del iceberg, en comparación con la magnitud que ha alcanzado el trasiego.

El Centro Nacional de Inteligencia en Drogas, calculó que el lavado de dinero entre México y Estados Unidos, proveniente de la venta ilegal de drogas, se encuentra entre 19,000 y 39,000 millones de dólares, por año.

Una cifra que ciertos funcionarios gubernamentales han estimado puede ser aún mayor. En su testimonio de febrero de 2012 ante el Congreso, Jennifer Shasky, de la división criminal del Departamento de Justicia, equiparó el nivel de transacciones a 85,000 de dólares al año.

El ex procurador de Arizona, Terry Goddard, realizó una fuerte crítica a la gestión del gobierno en esta área, en un foro realizado por el Instituto México de Woodrow Wilson Center. “El lavado de dinero nunca ha sido una prioridad en las políticas que se ejecutan en la frontera. Esta es la forma en que los cárteles obtienen los recursos y logran matar a 50,000 personas en México”, dijo.

Goddard enfatizó que es necesario coordinar mejor los esfuerzos entre agencias estadounidenses como el FBI, departamentos de justicia, tesoro y seguridad, entre otros, todos con diferentes equipos trabajando en lavado de dinero. A su vez, insistió en la necesidad de tapar los vacíos presentes en herramientas financieras, como las tarjetas de tiendas comerciales y aumentar la penas criminales por este tipo de delitos.

“Las mismas técnicas que están siendo utilizadas por el crimen organizado, pueden ser usadas por los terroristas. Si le abres la puerta a uno, también lo haces al otro. El mensaje que estamos enviando ahora, es que a pesar de que está en nuestras narices, lo toleramos”, enfatizó Goddard.

Uno de los casos más graves, fue el descubierto en 2010, donde se comprobó que el banco Wachovia, lavó 378.400 millones de dólares, a través de cuentas, en casas de cambio mexicanas. La institución financiera terminó pagando 160 millones de dólares en cargos y multas.

“El problema es tan grande en tamaño y alcance que es muy difícil mantenerse en la cima, considerando la rapidez con que evolucionan las prácticas de lavado de dinero”, comentó Peter Fritch, ex corresponsal en jefe del Wall Street Journal en México y socio de la firma consultora Fusion GPS, quien también abogó por penas más severas para bancos y casa de cambio.

“Es probable que no se logre parar este problema, pero con las reformas necesarias, sí podría lograrse, interrumpir ciertas operaciones y elevar el costo de realizar negocios, para los que están involucrados en esta actividad”, explicó Eric Olson, director adjunto del Instituto México en Woodrow Wilson Center.

Actualmente, los métodos más usados para el lavado de dinero, son los cruces hormiga, de pequeñas cantidades; las transferencias electrónicas, a través de la contratación de personas que envíen dinero; las tarjetas de prepago, además de contenedores por aire y tierra.