La B de Brasil domina y gana

La 'canarinha' con un equipo alterno, y Hulk inspirado, vence a Dinamarca
La B de Brasil domina y gana
Hulk (20) de Brasil, define al centro, mientras Soerensen (izq.) va a su derecha y Simon Kjaer cierra tarde.
Foto: AP

HAMBURGO, Alemania (EFE).- Brasil encontró ayer en Hulk un delantero centro de referencia, una posición vacante hacía tiempo que anotó dos goles y guió a su selección a la victoria por 1-3 sobre Dinamarca en un amistoso jugado en Hamburgo.

Hulk aportó la potencia y la sangre fría en el remate que se le suelen exigir a los dueños del dorsal “9” de la selección brasileña, marcó dos tantos y pavimentó este fácil triunfo de Brasil ante una Dinamarca muy floja en la primera mitad.

Zimling, en propia puerta, fue responsable del otro gol de los brasileños, mientras que Bendtner acortó distancias en la segunda parte, en la que los daneses despertaron y plantaron algo de cara.

Brasil lució una alineación improvisada, debido a varias bajas por lesión y a la ausencia de Neymar por sus compromisos de la Libertadores, pero que funcionó en la distribución de juego, presionó bien en campo contrario y fue muy efectiva de cara a la portería.

Lucas Moura y Óscar se entendían con facilidad, imprimieron velocidad al juego de Brasil y desmantelaron rápidamente a una Dinamarca que pagó caros sus numerosos errores iniciales y tuvo que ir a remolque el resto del partido.

Los goles llegaron temprano, el primero en el 7′, en un disparo potente a media distancia de Hulk, que tomó efecto y pilló desprevenido al portero Thomas Sorensen.

En una etapa de dominio absoluto de Brasil, llegó el segundo tanto, marcado en propia puerta por Zimling cuando intentaba arrebatarle el balón a Hulk en el área.

Cuando despertó, Dinamarca se encontró con el portero Jefferson, que atajó un remate de cabeza de Eriksen, la mejor ocasión de los europeos en la primera parte.

Después de un robo de balón de Óscar, Hulk regateó en velocidad a Kjaer y marcó el tercero con un tiro raso cruzado.

Tras el descanso, Dinamarca presentó más orden, forzó a los brasileños a jugar más cerca de su área y generó varias ocasiones de gol, aprovechando la inseguridad que mostraba Jefferson siempre que salía de la portería.

Bendtner logró el gol danés en el 70′, aprovechando una asistencia de Zimling, que se redimió de su autogol con una buena jugada individual en la que se coló entre varios defensas.

Con la rueda de cambios el partido perdió la tensión y Brasil se limitó a controlar los ímpetus puntuales de una Dinamarca que mostró pocas credenciales para la Eurocopa.

Brasil inicia ahora una gira por Estados Unidos para jugar en las próximas semanas contra la selección anfitriona, México y Argentina, mientras que Dinamarca, en su último compromiso antes de la Eurocopa, jugará contra Australia el próximo 2 de junio.