Pide apoyar al cine latino

Andy García pidió más apoyo financiero para los proyectos cinematográficos de guionistas y productores latinos

Guía de Regalos

Pide apoyar al cine latino
García asegura que su nuevo filme 'For Greater Glory', que se estrena hoy en EEUU, está 'sumamente bien hecha y es elegante'.
Foto: Suministrada

MIAMI, Florida.- El actor cubano estadounidense Andy García pidió un mayor apoyo financiero para que los creadores hispanos puedan lanzar proyectos cinematográficos dirigidos a la “exigente” audiencia latina, que espera mejor cine de lo producido hasta ahora.

Durante un acto promocional el miércoles de su última película, For Greater Glory”, que se estrena hoy en EEUU, el actor dijo que es fundamental conseguir que sean los propios hispanos los que lideren las producciones durante todo su proceso.

“Lo que hace falta es que haya fondos para apoyar a los directores, escritores y actores hispanos”, pues no tiene mucho sentido que los anglosajones tengan ideas “sobre la comunidad latina y que después contraten a los hispanos para representar esas historias”, explicó.

García indicó que, además, el proceso ha estado en manos de gente que no “entiende cómo es la comunidad hispana y lo que le puede interesar y las películas que se han hecho reflejan esa circunstancia”.

“El problema ha sido que las películas que querían llegar al mercado hispano no han sido apoyadas primero por los distribuidores, que no aportaron el dinero necesario para su promoción, y la mayoría de estos largometrajes no han sido buenas películas”, opinó el actor de El Padrino- Parte 3, Los Intocables o Ocean’s Eleven.

El también director opinó que la calidad de las películas ha sido un factor decisivo en el resultado comercial de algunas de las recientes producciones hispanas.

“Tienes que hacer una buena película para llegar al público, porque la gente lo que quiere es buen cine. La gente busca cine profundo, de calidad, ya sea hispano o estadounidense”, dijo.

Recordó que, en comparación, las películas destinadas al público afroamericano suelen tener mejor acogida por parte de su audiencia, como la comedia Think like a man, que ha recaudado cerca de 90 millones de dólares, o la docena de películas de Tyler Perry, de las cuales ninguna de ellas obtuvo en taquillas menos de 31 millones.

“La audiencia afroamericana es más homogénea, mientras que los hispanos en Estados Unidos, a pesar de hablar todos el mismo idioma, proceden de diferentes culturas”, consideró el actor, que, sin embargo, apuntó que lo que une al público latino es su “nivel de exigencia”.

El público latino es “sofisticado” y quiere ver cine de calidad. “Siempre que la película sea interesante el público hispano acudirá a las salas de cine, aunque la historia sea sobre un mexicano o un cubano. Si la película es buena los latinos de cualquier país de origen irán a verla”, dijo el artista.

Cuestionado sobre el hecho de que los diálogos de su nueva cinta, la producción mexicana For Greater Glory”, son en su mayoría en inglés, García indicó que la película está “pensada para el mercado internacional” y que haberla rodado en español hubiera limitado su proyección mundial, incluyendo el público estadounidense.

“Yo tengo esperanzas de que [For Greater Glory] pueda tener ese éxito porque es una película inteligente, con grandes actores y en la que el público se puede identificar por lo que pasan los personajes”, dijo.

Consideró que este proyecto, que ya ha recaudado más de tres millones de dólares desde su estreno en México y que en EEUU saldrá en más de 700 salas, está “sumamente bien hecho y es elegante” y cuenta con el dinero necesario para su promoción.

“No es una película solamente para el mercado hispano, pero sí es una película de la que los hispanos se pueden sentir orgullosos”, dijo García, que interpreta al general Enrique Gorostieta Velarde, que, a pesar de ser ateo, decide organizar a los rebeldes en su guerra religiosa contra el Estado para finalmente abrazar la fe cristiana.

For Greater Glory relata la guerra de los cristeros (o cristiada), que se desarrolló entre 1926 y 1929 y se originó tras el levantamiento de los religiosos ante las medidas anticlericales que aprobó el Gobierno de México.