Familia vive en riesgo de perder casa

La deuda inicial de 80,000 dólares aumentó a 350,000 dólares, como resultado de honorarios e intereses de los bancos

Michele López, junto con su familia, relata la pesadilla por la que pasa con su casa
Michele López, junto con su familia, relata la pesadilla por la que pasa con su casa
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

Michelle y Salvador López han vivido en la misma casa de La Puente por 39 años. El hogar que Michelle heredó de su madre, vio crecer a sus cuatro hijos. Y a pesar de que la propiedad fue pagada por completo en 2007, la familia corre el riesgo de perderla. “Refinanciamos la casa en 2007 para poder hacer reparaciones”, explicó Michelle López.

En ese entonces obtuvieron un préstamo de 80,000 dólares. Un año después y debido a problemas financieros, se vieron obligados a pedir una modificación de préstamo. Fue entonces cuando comenzó una batalla de cuatro años de traspaso de compañías financieras, y amenazas de desalojo. La deuda inicial de 80,000 dólares aumentó a 350,000 dólares, como resultado de honorarios e intereses de los bancos, según explicó.

“Cuando estábamos haciendo los trámites para modificar el préstamo, la compañía inicial Saxon, vendió mi deuda a la financiera Ocwen”, dijo López. En medio del proceso, la propietaria recibió la noticia que el banco vendería su hogar.

La compañía financiera Ocwen no respondió las llamados de La Opinión.

Peggy Mears, miembro de la Alianza de Californianos para el Fortalecimiento Comunitario (ACCE), una organización no lucrativa que protege los intereses de los propietarios, explicó que muchos propietarios son víctimas del mismo “proceso dual”, por el cual los bancos tramitan la modificación de préstamo al mismo tiempo que el desalojo.

“Mientras los propietarios esperan una respuesta a su pedido de modificación, reciben la orden de que deben abandonar sus hogares”, explicó la organizadora. “Queremos que los legisladores aprueben la Carta de Derechos de los Propietarios”, dijo Mears.

“Para prevenir los procesos duales y también para que los dueños de casa puedan llevar a juicio a los bancos, por el tipo de honorarios e intereses indignantes que cobran. ¿Cómo puede ser que una deuda de 80,000 dólares se convierta en 350,000?, dijo y aseguró que existen cientos de propietarios que se encuentran en la misma situación.

La procuradora general Kamala Harris anunció el miércoles de esta semana que el Senado y la Asamblea estatal aprobaron ciertas partes de dicha Carta de Derechos.

En los últimos cuatro años, los López fueron ya desalojados cuatro veces. “Tenemos dos parcelas, una donde está la casa y otra para los caballos. La pareja, que se conoció originalmente en una Charreada, tenía un negocio de entrenamiento y cuidado de caballos, que perdieron al ser desalojados.

“En una ocasión, encerraron a los caballos que estábamos cuidando y los vecinos tenían que pedirle al banco que les abra la puerta para poder sacar a sus animales”, recordó.

“Ya no quiero sentirme como si fuese una criminal”, dijo López, que durante uno de los desalojos tuvo que vivir en una camioneta estacionada fuera de su casa. Cada vez que llego del mercado, no sé si cambiaron la cerradura y me dejaron afuera. Mucha gente deja su casa sin pelear, pero yo no tengo dónde irme”, concluyó.