Estudiaba la biblia el “caníbal de Miami”

Su novia niega alegaciones de que el hombre practicaba vudú
Estudiaba la biblia el “caníbal de Miami”
Rudy Eugene de 31 años (i) atacó a Ronald Poppo de 65 (d) y comió parte de su cara.
Foto: AP Photo / Miami-Dade Police Dept.

Miami, EE.UU..- La novia del hombre que devoró parte de la cara de un indigente en Miami aseguró hoy que nunca hablaron de canibalismo, ni de vudú, y cree que es “muy probable” que una droga que se le “suministró sin su consentimiento” lo condujo a perpetrar el ataque.

Yovonka Bryant habló de Rudy Eugene en una conferencia de prensa acompañada por Gloria Allred, una conocida abogada de celebridades de Los Angeles, quien dijo que se trata de un “caso de alto perfil” y que viajó a Florida (EE.UU.) para “ayudarle a tener una voz”.

“Creo que él nunca hubiera infligido intencionalmente el daño que causó y probablemente una droga que se le dio sin que lo supiera ocasionó que él hiciera lo que hizo (…) Estoy esperando por los resultados del informe de toxicología”, dijo Bryant, de 27 años.

Eugene, de 31 años, nunca tomó alcohol, ni usó drogas “cerca de mí. Lo vi solo una vez fumando un cigarrillo de marihuana”, agregó la mujer que es madre soltera de tres niños.

“Rudy y yo nunca hablamos sobre canibalismo ni vudú, estudiábamos juntos la biblia”, afirmó Bryant, que fue novia de Eugene durante cuatro meses.

Allred, en ese contexto, expresó que ella y la novia del “caníbal de Miami”, como se le llama a Eugene tras el incidente ocurrido el 26 de mayo pasado, están muy “preocupadas por el tema del canibalismo y el número de casos que están siendo reportados en otros estados y países como Alabama, Maryland (EE.UU.) Canadá, Japón y Suiza”.

“El canibalismo es un tema serio y muy peligroso para la salud y el bienestar tanto del caníbal como de la víctima, incluso el Centro de Control de Enfermedades ha sopesado este importante tópico”, dijo la abogada.

Subrayó la importancia de que la sociedad “condene el canibalismo”, más que considerarlo como un asunto de “glamour o banal”.

También dijo que es fundamental que el público esté claramente informado sobre los riesgos del uso de ciertas “drogas que pueden causar que los seres humanos cometan canibalismo”.

Eugene, quien estaba desnudo, atacó al indigente Ronald Poppo y le devoró las orejas, parte de la frente y los ojos, en un lateral de la rampa del viaducto McArthur del centro de la ciudad que conecta con Miami Beach.

La policía todavía investiga si actuó bajo los efectos de una droga conocida como “Sales de baño”, una sustancia sintética que provoca un aumento de la temperatura corporal y quienes la consumen se convierten en personas muy agresivas.

Poppo, de 65 años, permanece ingresado en el hospital Jackson Memorial de Miami.

“Mi propósito con esta conferencia de prensa es arrojar luz sobre lo que él (Eugene) fue para mí y mi familia. No para excusar sus acciones o tratar de justificarlas”, dijo Bryant.

Contó que ambos llevaban a los niños al parque, discutían sobre lo que Dios significa para las personas y dijo que pensaba que el hombre pudo ser un buen padre para sus hijos.

“Él disfrutaba de los deportes, jugaba fútbol con mi hermano y mis primos. Mis hijos solían llamarle tío barbudo cuando hablaban de él”, comentó.

Una de sus metas, añadió, era tener su propio negocio de venta de automóviles y una vida familiar.

“Estoy devastada con su pérdida y mi corazón está con el indigente que se convirtió en una víctima inocente de esta tragedia”, expresó.

Su abogada dijo Bryant no tuvo ninguna advertencia que Eugene pudiera “involucrarse en canibalismo”.

“Si ella hubiera tenido algún indicativo de que Eugene se involucraría en un acto de canibalismo nunca le hubiera permitido estar cerca de sus hijos”, indicó Allred, quien aclaró que la mujer no es sospechosa en el caso.

Un informe de la policía señaló que cuando un agente llegó a la escena y trató de detener a Eugene, éste le gruñó y continuó con el ataque al indigente que yacía en el suelo, también desnudo.

El policía tuvo que recurrir a su arma de reglamento y al dispararle la primera vez, el individuo siguió devorando el rostro de la víctima y luego falleció tras varios impactos.