Trabajadores de IHSS exigen un ‘Salario Digno’

La ordenanza municipal establece que un trabajador debe ganar $9.65 para cubrir sus necesidades básicas
Trabajadores de IHSS exigen un ‘Salario Digno’
Alrededor de 130,000 empleados del programa IHSS que recibe pago directo del condado proveniente de fondos federales y estatales ganan 9.00 dólares la hora por cuidar de personas enfermas.
Foto: Ciro Cesar-La Opinion

Por cinco semanas consecutivas, trabajadores del programa de asistencia en casa (IHSS) se han hecho presentes a la reunión de la Junta de Supervisores de Los Ángeles para exigir que se les aplique la ordenanza del Salario Digno.

La ordenanza municipal establece que un trabajador en Los Ángeles necesita ganar 9.65 dólares para poder cubrir sus necesidades básicas. A esto se le conoce como Salario Digno.

Alrededor de 130,000 empleados del programa IHSS que recibe pago directo del condado proveniente de fondos federales y estatales ganan 9.00 dólares la hora.

“Estamos pidiendo que se nos ajuste el salario ordinario a lo que dicta la ley del salario digno. Estamos pidiendo 65 centavos por hora y no nos vamos a cansar de pedirlo hasta que cumplan con lo que establece la ley”, dijo Marisela Serrano, una empleada de IHSS quien cuida a tres ancianos cada semana para poder ganar lo suficiente para cubrir sus gastos.

Muchas veces Serrano dijo que hasta tiene que poner dinero de su bolsa para ayudar a los ancianos bajo su cuidado. Con frecuencia, una de las ancianitas le pide 20 dólares al final de mes porque no le alcanza para la comida.

“Uno se encariña de las personas y trata de agradarlas con cositas. Yo les doy un regalito para su cumpleaños, voy en mi carro a hacer diligencias como ir a la ‘marketa’ (supermercado) o llevarla al doctor y eso a mí nadie me lo paga. Yo lo hago porque es parte del cuidado y del cariño que uno les tiene”, dijo Serrano.

Isaac Pérez, organizador del sindicato SEIU ULTCW que representa a las trabajadoras de asistencia en casa, dijo que estos empleados no reciben un incremento del 2008, además de que en algunos casos han visto reducido las horas de trabajo.

“Llevamos varias semanas viniendo a la Junta de Supervisores y no nos dicen nada. No nos dan una respuesta a nuestras peticiones? estamos dispuesto a seguir viniendo las veces que sea necesario”, dijo Pérez.

Ninguno de los supervisores del condado comentó al respecto.