Cartas de esperanza

La nueva película 'Cartas a Elena', del realizador Martín Barajas Lloren't, muestra el efecto que tiene en México la inmigración a EEUU
Cartas de esperanza
Martín Barajas Lloren't (segundo de izq. a der.) con los actores Gatilla, José Eduardo y Jorge Galván.
Foto: Alfhaville Pictures

En un viaje a San Miguel de Allende, Martín Barajas Lloren’t escuchó en la radio algo que le costaba trabajo creer y entender. El locutor leía públicamente las cartas que los mexicanos de esa región enviaban a sus seres queridos desde este país.

Los destinatarios eran ancianos analfabetas en pequeños pueblos que estaban ansiosos de tener noticias de sus hijos y cuya única manera de comunicarse era irónicamente a través de la escritura.

“En México hay viejos que se están muriendo de la desilusión porque solo reciben malas noticias de sus hijos que viven en Estados Unidos. Tuve que buscar un puente entre estos dos mundos porque ni ellos [los hijos] podían ir, ni ellos [los padres] podían venir. Y eso lo encontré en la imaginación de un niño, con el personaje de Emilio”, dijo el guionista y director de su ópera prima a este diario en una gira de promoción por Los Ángeles.

En Cartas a Elena, película que se estrena hoy en selectas salas de Los Ángeles, el cartero Teo se lleva a vivir a su casa al huérfano de Emilio -protagonizados por el actor veterano Jorge Galván y el actor novato José Eduardo- a quien le enseña el oficio de leer, escribir y enviar las cartas de los residentes analfabetos y de la tercera edad que viven en la sierra de Chihuahua.

Trailer de Cartas a Elena

“Este niño entiende esta situación y empieza a cambiar este entorno”, dijo sobre lo que ocasiona una decisión del nuevo encargado del correo.

Para los actores, la temática fue lo más llamativo.

“Es una historia que desde sus raíces es conmovedora, estremece con un personaje de una nobleza extraordinaria. A veces las películas se hacen pensando en la taquilla y esta se enfoca en una historia desgarradora de personas. Es una película de los que se quedan. Casi siempre cuando cada país, no vemos lo que pasa con los que se quedan. En muchas comunidades mexicanas, en los pueblos predominan las mujeres y los niños y los ancianos porque los hombres van a buscar lo que monetariamente no hay en nuestro país. El drama no es de carácter político, es de carácter familiar”, afirmó Jorge Galván quien dio vida a Teo o “Don Viejito” como lo llamaba Emilio de cariño.

“El libreto me encantó. La migración es un problema universal, no solo de México; está en todos los países y me gustó como lo trató [Barajas Lloren’t]? Y le dije a Barajas, este proyecto se merece un buen reparto”, dijo Jaime Jiménez Pons, el villano de la película y ex actor de filmes clásicos mexicanos como ¡Ay, Jalisco no te rajes! al retomar su carrera con esta producción.

Y él mismo envió cartas invitando a sus colegas como Ana Luisa Peluffo, Carmen Salinas, Lorena Velázquez, Irma Dorantes y a Xavier López “Chabelo” a ser parte del elenco.

Así es como los experimentados actores aceptan la propuesta de trabajo por un “sueldo bajo pero enamorados de la historia”, según Barajas Lloren’t, y dan vida a los ancianos protagonistas que usualmente están en el tercer o inexistente plano de las producciones cinematográficas mexicanas.

“Si este no es un proyecto que le va bien en la taquilla, va a ser uno de esos clásicos”, dijo sobre la producción que tuvo un costo de 1.2 millones de dólares.

“Somos una película que se va a recomendar de boca en boca. Cartas a Elena no le pide absolutamente nada a nadie”, dijo el director enfatizando que en México tiene cuatro meses en cartelera lo que no es fácil de lograr.

Por ahora, la cinta solo se presentara en el Sur de California pero dependiendo de la acogida del público se determinara su duración aquí así como en otros lugares como Nueva York y Texas.