México descarta cargos contra hermano del líder de Los Zetas

José Treviño Morales fue detenido en EEUU por el delito de lavado de dinero.

Presuntamente fue detenido por por el delito de lavado de dinero.
Presuntamente fue detenido por por el delito de lavado de dinero.
Foto: AP / Archivo

México (EFE).- La Fiscalía mexicana descartó hoy formular cargos contra el hermano de Miguel Ángel Treviño Morales, “número dos” del cartel Los Zetas, ya que no existe “ninguna investigación” sobre sus presuntas actividades criminales.

José Treviño Morales fue detenido, junto con otras personas, en una operación encabezada por el Departamento de Justicia estadounidense por el delito de lavado de dinero, según el diario The New York Times en su edición digital, que cita varias fuentes anónimas.

De acuerdo con el rotativo, José Treviño Morales operaba desde hace dos años una empresa de cría de caballos llamada Tremor Enterprises, con la que presuntamente lavó millones de dólares procedentes del narcotráfico.

No obstante, fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía nacional de México) aseguraron a Efe que las autoridades estadounidenses “no han notificado a México sobre la detención de esta persona”.

“Tampoco se tiene programado pedir su extradición pues esta persona además de desconocida no tiene antecedentes ni se le investiga aquí por ninguna actividad ilícita”, añadieron.

Para analistas y expertos en temas del narcotráfico no es ninguna novedad que las autoridades estadounidenses logren detectar y detener a importantes narcotraficantes mexicanos en su país.

“Muchos de estos detenidos, a los que además se les han logrado incautar bienes, laboratorios clandestinos o grandes cargamentos de droga, son perfectos desconocidos para México”, consideró el periodista José Reveles.

De acuerdo con la publicación neoyorquina, José Treviño, quien cuenta con residencia legal en Estados Unidos, utilizó el dinero de su hermano, segundo en la estructura de mando de la mencionada organización criminal y conocido como “Zeta 40”, para comprar un rancho en Oklahoma y cerca de 300 sementales y yeguas.

El negocio habría contado con el apoyo de un “afable” socio, Ramiro Villarreal, quien ayudó a encontrar los mejores caballos para competir en las principales carreras de Estados Unidos, en las que la empresa ha logrado premios por más de $2.5 millones.

Según el periódico, las autoridades estadounidenses fueron alertadas en enero de 2010 sobre las actividades criminales de la compañía, poco después de que Los Zetas pagaran más de un millón de dólares por dos yeguas para cría.

Tras recibir ese aviso en 2010, la Agencia Antidrogas (DEA) detuvo a Villarreal y éste aceptó colaborar con las autoridades como informante secreto, pero cinco meses después su cuerpo carbonizado fue hallado en un vehículo a las afueras de Nuevo Laredo, en el norte de México.

El diario asegura que la misma semana en que “Zeta 40” fue acusado de haber arrojado 49 cuerpos decapitados, sin manos y sin pies, en bolsas de basura en una autopista en el norte de México, su hermano presentaba cuatro de sus caballos en la prestigiosa carrera de Los Alamitos, cerca de Los Ángeles (California).