Un problema demócrata

El eterno debate sobre el presupuesto estatal ahora es una cuestión de los demócratas, gracias al cambio aprobado por los votantes el año pasado. Sin embargo, eso no mejoró el proceso y nuevamente Sacramento está en una carrera contra el reloj para aprobar un plan de gastos.

Hasta ahora no hay acuerdo entre el plan del gobernador Jerry Brown y las propuestas demócratas que reducen los recortes en el área de servicios sociales presentados por el Ejecutivo. Brown descontento con la contrapropuesta del Capitolio cambió el tono de la discusión, argumentando que sus recortes son parte de una necesaria reforma del servicio del sistema de asistencia social, iniciada a nivel federal durante la presidencia de Clinton.

La nueva estrategia sin lugar a duda le gana al gobernador simpatías republicanas y, mostrándose duro ante la asistencia social, espera obtener credibilidad para su próxima iniciativa electoral que aumenta los impuestos.

Esta táctica será útil para noviembre, pero no es bueno disfrazar un recorte de servicios para ahorrar dinero, con una reforma del sistema de asistencia social. Por ejemplo, si se quiere estimular a la búsqueda de empleo o la capacitación de los padres desocupados es necesario proveer servicio de guardería, un subsidio para transporte y, por supuesto, el curso de entrenamiento laboral. Todo esto es más caro que el subsidio en efectivo que Brown propone reducir.

En la práctica ya no es necesario contar con esos votos republicanos -tan difíciles de obtener- para logra una supermayoría legislativa. No obstante, se acerca el viernes, fecha tope para el presupuesto y, si no hay acuerdo para entonces, los legisladores comenzarán a perder paga.

Nadie derramará una lágrima por los salarios de los legisladores. El sufrimiento de los californianos es suficiente con la crisis económica, el desempleo, un educación deficiente y los permanentes recortes a la red de protección.

Más tarde puede hablarse de la reforma de la asistencia social y esperar para noviembre un aumento de ingresos en el arca estatal si se aprueba el aumento de impuestos. Mientra tanto, urge un acuerdo demócrata realista para aprobar el presupuesto.

?>