Los “Dreamers” están de celebración en LA

La protesta se convirtió en festejo

Los “Dreamers” están de celebración en LA
La celebración, que en un principio iba a ser una protesta en contra del alto número de deportaciones bajo la administración de Obama, continúa en Los Ángeles.
Foto: Esmeralda Fabián

La celebración de cientos de jóvenes “dreamers” de Los Ángeles y de otras partes de California, comenzó muy temprano esta mañana en el centro de Los Ángeles durante la que estaba planeada para ser una protesta en contra del alto número de deportaciones ejecutadas por la administración del presidente Obama, se convirtió en un festejo lleno de gritos de victoria, llanto y una infinidad de emociones, provocado por el anuncio del presidente de detener las deportaciones de jóvenes indocumentados menores de 30 años, que llegaron a este país ilegalmente antes de sus 16, provocó en los jóvenes.

“Me enteré anoche por un email que recibí de la casa blanca y a partir de ahí no pude dormir toda la noche y todavía no lo puedo creer”, expresó Neidi Domínguez con su voz quebrantada de la emoción.

“Es una sensación indescriptible saber que antes vivías bajo el miedo de no poder realizar tus sueños y de que te sacarán del país. Ahora es una vida nueva para mi, mi hermana y miles de jóvenes en mi situación”, explicó Domínguez, “me siento feliz”, exclamó, la joven que llegó a este país ilegalmente procedente de México, cuando solo tenía 9 años de edad.

También con lágrimas de victoria, Leslye Osegueda, quien hoy se gradúa de la Universidad de California Los Ángeles, derramó algunas lágrimas al vitorear el famoso lema, “sí se pudo”, mientras compartía que “este es solo el principio de la justicia que merecemos nosotros y nuestras familias indocumentados. Tenemos que seguir luchando por un camino a la ciudadanía”, expresó.

Igualmente feliz se mostró la abogada Jessica Dominguez, quien ha estado detrás de este movimiento de jóvenes “dreamers” de la organización We Dream Network, apoyando y asesorando a estos jóvenes de forma legal para promover la petición de esta ley que ahora es una realidad.

“Ellos no pidieron venir aquí de forma ilegal, estos son niños que llegaron con sus padres buscando una vida mejor y merecen la misma oportunidad de cumplir sus sueños como cualquier otro estadounidense porque ellos lo son”, apuntó la abogada y explicó que ahora es deber de los jóvenes mantenerse bien informados de cómo va a implementarse la ley y su regulaciones. “Son casi un millón de jóvenes los que se van a beneficiar con esta ley”, señaló Domínguez.

Los jóvenes se preparan para seguir festejando el anuncio del presidente que les ofrece permisos legales de trabajo y la eliminación de todos los casos de deportación en su contra.

Mientras cerraron algunas avenidas principales del centro de Los Ángeles durante su festejo, los “dreamers” coreaban, “no más deportaciones en la administración Obama”, planeaban continuar con su celebración cerca del campus de UCLA por la tarde.