Prespuesto de California: a tiempo pero no sin riesgos

El plan de la legislatura para cubrir un déficit de 15,700 millones de dólares corre un gran riesgo al asumir que los votantes aprobarán este otoño el aumento de impuestos que propone el gobernador Jerry Brown.
Prespuesto de California: a tiempo pero no sin riesgos
Los asambleístas demócratas John Pérez y Connie Conway en discusión el jueves en el Capitolio, un día antes de que la legislatura aprobra el presupuesto para el pró Lawmakers and Gov. Jerry Brown are still at odds on how to close a $15.7 billion shortfall, the 2012-13 spending plan will be brought up for a vote in the Legislature, Friday, to meet the constitutional deadline.ximo año fiscal en California.
Foto: AP

SACRAMENTO, California.? Es posible que los legisladores de California hayan aprobado el presupuesto a tiempo para recibir su pago, pero su plan de cubrir un déficit de 15,700 millones de dólares corre un gran riesgo al asumir que los votantes aprobarán este otoño el aumento de impuestos que propone el gobernador Jerry Brown.

Los legisladores demócratas, que aprobaron el presupuesto por mayoría de votos sin los republicanos, dependen de los aumentos de los impuestos para cubrir más de la mitad del déficit proyectado, aunque la última encuesta mostró que los votantes están divididos. La encuesta Field de comienzos del mes concluyó que la propuesta del gobernador demócrata es superior por un margen de solo 52 a 35 por ciento, incluso antes de que la campaña haya comenzado.

El presupuesto podría fracasar, dependiendo de lo que suceda en noviembre, dijo Mike Genest, que actuó como director financiero en el período del anterior gobernador Arnold Schwarzenegger durante el pico de la recesión. El año pasado, Brown y los demócratas asumieron ingresos demasiado optimistas y proyectaron que el estado recaudaría 4,000 millones de dólares extras. Ese dinero nunca se concretó, lo que obliga al estado a enfrentar un déficit más grande ahora.

“Nadie debería esperar que si se aprueba este presupuesto y los votantes aprueban los impuestos en noviembre California no tendrá ningún problema de presupuesto en el futuro”, dijo Genest. “No hay dudas de que eso no es así”.

Los demócratas aprobaron el viernes un plan de gastos de 92,000 millones de dólares elaborado a partir de la propuesta de Brown para cumplir con el plazo constitucional y recibir su pago. No era claro si Brown lo aprobaría.

“Lo que están haciendo es una mala práctica fiscal al asumir que este impuesto será aprobado”, dijo Jon Coupal, presidente de la Asociación de Contribuyentes Howard Jarvis, que se unió la semana pasada a otros grupos comerciales para lanzar una campaña en contra de la propuesta del gobernador.

El senador Lou Correa, demócrata de Anaheim, dijo que es bueno que los votantes tengan la última palabra. “Eso es democracia directa”.

El congresista Jim Nielsen, republicano de Gerber, vicepresidente del Comité del Presupuesto del Congreso, dijo que el presupuesto era desequilibrado e irresponsable porque no incluye reformas a largo plazo como un tope para gastos y reforma de las jubilaciones.

“En el presupuesto se incluyen más trucos que nunca”, dijo Nielsen.

Brown proyectó que el estado recaudará 8,500 millones de dólares en el nuevo año fiscal que comienza el 1 de julio aumentando los impuestos a las ventas estatales en un cuarto de centavo a 7.5% durante cuatro años y aumentando el impuesto sobre la renta a las personas que ganan más de 250,000 dólares al año durante siete años. De esa suma, 5,600 millones de dólares se destinarían directamente al fondo general del estado y 2,900 millones de dólares aumentarían el financiamiento para escuelas y colegios comunitarios.

El gobernador ha dicho que su propuesta es un paso crítico para restablecer la salud fiscal del estado y que evitaría recortes importantes a la educación y la seguridad pública.

Si los votantes rechazan los aumentos de impuestos, el presupuesto incluye unos 6,000 millones de dólares en recortes automáticos en los gastos, de los cuales casi todos se harían en las escuelas de kindergarten al grado 12. El plan de contingencia acortaría el año escolar público en tres semanas, haría más recortes en universidades y reduciría el financiamiento para salvavidas en las playas y guardabosques.

Al mismo tiempo, el gobernador se enfrenta a la competencia de otra medida fiscal. Molly Munger, acaudalada abogada de Los Ángeles, propuso aumentar el impuesto sobre la renta a casi todos los californianos de manera escalonada para apoyar a las escuelas en dificultades.

Mientras que la propuesta de Brown se destinaría al fondo general del estado, apoyaría a las escuelas y garantizaría el financiamiento a gobiernos locales para seguridad pública, el aumento de impuestos durante 12 años de Munger solo proporcionaría algo de alivio al presupuesto estatal en los primeros cuatro años y los legisladores no tendrían control sobre los fondos escolares.

Ninguna de las dos iniciativas ha calificado todavía para la votación especial de noviembre.

Antes de la votación del presupuesto el viernes, Brown se enfrentó a legisladores de su propio partido con respecto a unos 1,200 millones de dólares en recortes a bienestar social, cuidados infantiles, apoyo en el hogar y ayuda para la universidad. Brown dijo que eran necesarios más recortes a través de la reestructuración de los programas sociales para los pobres para equilibrar las finanzas estatales este año y en el futuro.

Los legisladores demócratas se quejaron de que el gobernador estaba poniendo en riesgo su iniciativa fiscal al negarse a aprobar su versión del presupuesto. Dijeron que los votantes pueden interpretarlo como un enfrentamiento entre el gobernador y la Legislatura como es usual en política, y no como funcionarios electos que trabajan juntos.

“Tiene que elegir”, dijo el jueves el congresista Charles Calderon, demócrata de Whittier. “¿Quiere parecer rudo, mostrar que está regañando y disciplinando a la Legislatura? ¿O quiere que se apruebe la iniciativa?”.

Brown propuso recortar 880 millones de dólares en CalWORKS, el programa para transición de bienestar social a empleo del estado, dejando fuera a los padres después de dos años en vez de cuatro si no cumplen los requisitos para empleo y recortando las subvenciones en 27% en familias en las que solo los hijos cumplen con los requisitos para recibir las subvenciones.

Los abogados demócratas y defensores de estas ayudas temen que eso llevaría a que las familias queden sin vivienda. Dicen que en una familia de tres en las que solo el hijo cumple con los requisitos para recibir ayuda la ayuda caería de 516 a 375 dólares al mes, una cantidad igual a 24% del nivel de pobreza federal.

Los demócratas están dispuestos a cortar solo 428 millones de dólares, ampliando los recortes actuales a los condados para proporcionar capacitación para empleo y cuidados infantiles.

Los dos lados discrepan sobre cómo distribuir el dinero a los gobiernos locales que alguna vez se destinaron a agencias comunitarias de reurbanización. También discrepan sobre cuánto debe tener el estado en las reservas para emergencias como la lucha contra incendios en bosques.

Los republicanos, cuyos votos ya no son necesarios como resultado de cambios aprobados por los votantes, se quejaron de que las negociaciones sobre el presupuesto se mantienen en secreto. Dijeron que no les habían dado tiempo suficiente para revisar los proyectos de ley sobre el presupuesto, muchos de los cuales se publicaron un día antes de la votación, y se negaron a votar nada relacionado con el presupuesto