Retrata a la gente, no a más robots Alex Kurtzman pasa de ‘Transformers’ a ‘People Like Us’ con interés en contar una historia personal

En 'People Like Us', Alex Kurtzman visita un episodio de su vida
Retrata a la gente, no a más robots  Alex Kurtzman pasa de ‘Transformers’ a ‘People Like Us’ con interés en contar una historia personal
Alex Kurtzman (izq.) y Chris Pine, director y estrella de 'People Like Us'.
Foto: AP

Cuando uno lee sobre Alex Kurtzman -y su colaborador habitual, Roberto Orci- lo primero que viene a la mente son sus guiones para cintas tan millonarias como Mission: Impossible 3, The Island, Cowboys & Aliens, las dos primeras entregas de Transformers y Star Trek y su continuación, ahora mismo en rodaje, o también series tan populares Alias o Hawaii Five-O.

De ahí que su debut como director de largometrajes con People Like Us, que se estrena hoy, sorprenda.

Lo hace porque se trata de un melodrama, con dosis de lágrimas y toques de comedia, que no versa sobre robots gigantescos -sus personajes son seres humanos normales y corrientes- o está ambientada en planetas lejanos -todo sucede en los alrededores de Los Ángeles-.

Kurztman, nacido en esta ciudad hace 38 años, conversó con ¡holaLA! sobre sus intenciones a la hora de narrar una historia tan cercana a él (ver argumento en crítica adjunta).

Esta es la primera vez que su guión pasa de la página a la pantalla con su propia visión de cómo debe lucir. ¿Cómo fue esa experiencia?

Durante todo este tiempo hemos trabajado muy de cerca con todos los directores con los que hemos colaborado. Eso ha afectado la forma cómo cuento una historia [como director]. De hecho, mientras la escribía, me imaginaba cómo iba a lucir. En esta película, en la que no podía hablar de robots o planetas, lo que fue un desafío fue encontrar la autenticidad y crear un universo visual que sumergiera al público en el Los Ángeles que yo conozco.

Hay dos voces femeninas muy potentes en la historia, algo inusual en otros géneros como el de ciencia ficción o de acción…

Para mí es más fácil escribir [diálogos] de mujeres que no de hombres. Con Robert hemos escrito Xena: Warrior Princess, Sydney en Alias o Uhura en Star Trek, mujeres importantes [en la historia].

El retrato de Los Ángeles aparece muy sincero en el filme…

Cualquiera que sea de esta ciudad y vea en una película el [Grauman’s] Chinese o Hollywood Boulevard, reacciona diciendo que esa no es su ciudad. La gente de LA no vive allí: son lugares turísticos. Mi Los Ángeles es el Los Ángeles con mis propios lugares íntimos: el café, donde uno come tacos…

Viendo la película, me dio la impresión de regresar a los melodramas de los años 80 y quizás años 90, que Hollywood ya no hace…

Es tan triste que eso sea cierto. Porque Hollywood ya no hace ese tipo de cine. Lo echo de menos. Me gustaría creer que hay un gran sector de la audiencia que también lo echa de menos. Cuando películas como The Best Exotic Marigold Hotel o The Help logran el éxito que han conseguido, me da esperanza de que aún hay espectadores hambrientos por esta clase de filmes, especialmente durante el verano, cuando la mayoría de películas son “ruidosas”. Esta película es sobre la familia, y el hecho de que las familias rotas pueden ser arregladas, y que todo el mundo tiene su razón para hacer lo que hacen, y que la verdad nunca es tan obvia… Todas esas son ideas adultas, que hablan de quiénes somos como gente. Quiero ver más de eso [en el cine]. Si esta película ayuda a que se hagan más de este estilo, seré tan, tan feliz.

También parece que sean cintas mucho más difíciles de vender al público.

Sí, es cierto, pero eso no es malo. Es más difícil, pero uno debe ser inteligente y tener una estrategia. Yo quise hacer una película que fuera sincera con mi experiencia [personal] y con lo que significa formar parte de una familia. Cuando uno envejece, la perspectiva sobre [la familia] cambia.

Hay una percepción de lo que usted y Roberto Orci son capaces de hacer: solo superproducciones…

Eso es algo muy fácil de decir acerca de nosotros. Es OK. Cada uno tiene el derecho de tener la opinión que quiera. [People Like Us] no se está vendiendo como una película hecha por nosotros. Nunca quise que eso fuera así, porque se enviaría un mensaje confuso. Nos hemos mantenido a un lado con el fin de dejar que la película exista por lo que es. Las experiencias que hemos tenido haciendo películas más caras, las lecciones aprendidas, me han dado la experiencia para poder hacer un entretenido filme de estudio que versa sobre la gente. La gente es libre de juzgar. Solo espero que sea capaz de ir más allá [de lo obvio] y reconocer, como mínimo, que raramente un estudio hace películas como esta. Quizás es una señal de que las cosas pueden cambiar.

Es una película sobre la gente, pero más específicamente, sobre hermanos. ¿Qué es lo que hace esa relación tan especial?

Cuando uno crece bajo el mismo techo con sus padres, no hay nadie más con quien compartir esa experiencia. Es una experiencia muy específica. Quizás es más fácil dramatizar historias entre padres e hijos o cualquier otra combinación [familiar], pero los hermanos ocupan una categoría específica. Siempre me han interesado las historias sobre hermanos. Ojalá hubieran más…

Visualmente la cinta es muy tradicional y artesanal.

Las películas de estudio dramáticas, como Jerry Maguire, son mi inspiración. Son películas de estudio que eran sobre gente. No quise que luciera “indie”, sino acogedora y auténtica. La película vive en los pequeños detalles, para así vivir en un mundo mucho más universal. [Cada plano] plantea la pregunta: ‘¿qué me hace sentir desde un punto de vista emocional?’. Esta es una película sobre las relaciones complicadas. Quise que el público sintiera eso y por eso luce como un filme de estudio.

¿Por qué no hemos visto a Michelle Pfeiffer más a menudo en el cine? Es siempre una presencia siempre maravillosa.

Michelle decidió ser madre y dedicarse solo a ello. Lo cual es maravilloso. A veces es difícil ser madre y actriz. Lo que es tan maravilloso sobre ella es que es una mujer tan deseosa en encontrar la verdad sobre el personaje… Es lo que uno espera de Michelle. Fue un regalo tenerla en el filme.