“Esconden” argentinos dólares ante incertidumbre económica

Mantienen fuera del circuito financiero casi $164,000 millones.
“Esconden” argentinos dólares ante incertidumbre económica
La fuga de capitales comenzó a reforzarse en diciembre pasado, luego que el gobierno puso en marcha un duro control a la compra y venta de dólares.
Foto: Archivo / La Opinión

Buenos Aires (Notimex).- Los argentinos mantienen guardados y fuera del circuito financiero casi $164,000 millones, en una tendencia que se aceleró en el último año, reveló el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Los datos oficiales confirman la herencia cultural que arrastran los argentinos que ahorran en dólares, quienes “esconden” las divisas para prevenir una posible crisis económica, como las muchas que ha padecido este país sudamericano en los últimos 50 años.

El Indec informó que entre septiembre de 2011 y marzo de 2012 los resguardos en la divisa estadounidense fueron por $9,473 millones, los cuales se sumaron a los $153,500 millones que ya habían.

De esa manera, unos de $163,000 millones están guardados en cajas de seguridad, en los hogares o en inversiones en el extranjero que no se declaran ante el Fisco argentino.

Los datos alarman al Ejecutivo porque superan incluso la deuda externa argentina, de 142,000 millones, y demuestran la eterna desconfianza de la población hacia sus gobiernos, pese a que ya se cumplen nueve años de estabilidad económica.

Además, pese al sostenido crecimiento económico promedio de 8.0% registrado en los últimos ocho años, desde 2007 los argentinos intensificaron sus políticas ahorristas y sacaron del sistema financiero unos $55,000 millones.

La fuga de capitales comenzó a reforzarse en diciembre pasado, luego que el gobierno puso en marcha un duro control a la compra y venta de dólares.

El gobierno de la presidenta Cristina Fernández decretó que los argentinos sólo podrán comprar dólares en forma directa en los bancos o casas de cambio, mientras que fueron suspendidas las operaciones en dólares por banca electrónica o cajeros.

Los controles se endurecieron este año ya que, mediante un sistema electrónico, la Administración Federal de Ingresos Públicos decide cuántos dólares puede comprar una persona, pero nunca queda claro las razones que existen para establecer un límite.

El sistema generó situaciones absurdas, como que, sin mayor explicación oficial, no se puedan recibir giros del exterior en dólares o que haya trabajadores cuyo límite de compra de divisas asciende a un dólar.

Las medidas, en lugar de tranquilizar el mercado cambiario, lo alteraron, pese a que el mes pasado la propia presidenta anunció la pesificación de sus cuentas por tres millones de dólares y criticó la “manía” de los argentinos por ahorrar en la divisa estadounidense.