Fue primero costurera

Isabel Toledo detalla en 'Roots of Style' su origen como 'costurera'

NUEVA YORK.— El matrimonio cubano de Isabel y Rubén Toledo, unidos por el amor y el arte, han publicado el libro Roots of Style, en el que la diseñadora cuenta cómo llegó al lugar que hoy ocupa, con ilustraciones de su famoso marido.

Toledo, cuya vida dio un giro cuando la primera dama Michelle Obama lució un vestido diseñado por ella en la toma de posesión de su esposo Barack Obama como presidente, vuelca en este libro sus sentimientos, su infancia en Cuba y la vida de su familia como inmigrante en este país.

“El libro es para inspirar a la juventud que quiera entrar en la moda o cualquier negocio, o vivir una vida llena de amor”, dijo Toledo durante una entrevista en Nueva York, en la que también aseguró que “más que nada, quería expresar el amor que tengo a todo lo que hago, con el amor que lo hago”.

Su trabajo ya le ha merecido importantes reconocimientos en la competida industria de la moda, en la que celebra nada menos que tres décadas. “Todos tenemos situaciones que nos pasan y es importante contarlas para que no sea todo tan perfecto”, indicó Toledo.

La diseñadora recuerda en su volumen las vicisitudes que afrontaron ella y su esposo para abrirse paso en la moda y en el arte, así como a los famosos que conocieron a lo largo de ese recorrido.

Escrito en primera persona, en este libro que también será traducido al español, la diseñadora rememora que desde su infancia aprendió a reconocer que estilo -para ella estaba representado en su padre Félix Izquierdo- y moda -que conoció a través de su madre Bertha Pérez- son distintos.

En Cuba aprendió además a ver la luz, sentir los contrastes y a entender el espacio, “tres elementos importantes” en su trabajo.

La diseñadora, que presentó su primer trabajo en 1985 y que tiene entre sus clientas a la primera dama de Estados Unidos, aseguró que no le fue fácil escribir “porque yo no me comunico en palabras”.

“Me atreví a sentarme y poner mis sentimientos en palabras”, reveló.

Describió que comenzó a escribir “en pequeños pedazos de papel, que muchas veces dejaba [en casa] y al regresar estaban llenos de dibujos porque Rubén los había leído. Eso me inspiro más porque vi las palabras en un dibujo”.

“Me pedían un libro sobre modas, de consejos”, dijo.

Señaló también que era algo que ella rehusaba, pero “me dejaron escribir sin saber lo que haría, me dejaron crear a mi modo. Todo de lo que hablo lo conecté con lo que hago”, destacó Toledo.

Para esta, que en 2011 creó una línea de zapatos para la firma Payless, y ya lo había hecho para Anne Klein y Manolo Blahnik, sus raíces están presentes en lo que hace.

“Todo lo que sucede en tu vida, es parte de quién eres”, afirmó la diseñadora durante la entrevista junto a su esposo, en el estudio hogar de la famosa pareja en Manhattan, que trabaja en una nueva exhibición, que será inaugurada en noviembre en el museo de la Torre de la Libertad en Miami (Florida).

“Hay que saber mantener la conexión con esas raíces, porque ahí está tu inspiración, la fuerza de vivir, quién tú eres. No tienes que empezar a buscar fuera de ti, todo está dentro”, agregó.

En el libro la cubana se define como una costurera -oficio que aprendió en Nueva Jersey durante su adolescencia- más que como una diseñadora de modas. “Digo que soy costurera porque me encanta la costura y fue lo que me atrajo a esta carrera, no porque yo quisiera ser una diseñadora de modas. Me gustaba coser, comencé a hacerlo para mí, me dio una forma de expresarme como artista y se convirtió en una carrera”, afirmó orgullosa.

Destacó que lo más importante ha sido tener a su lado una persona con quien compartir.

“Es un regalo de Dios, el amor de mi vida, que de niños se enamoró tan rápido de mí y yo me demoré. Me enamoré primero de su arte”, afirmó.

Por su parte, Rubén Toledo, ilustrador de libros y revistas, y diseñador de muebles, enfatizó que fue fácil hacer los dibujos y trabajar con su esposa porque “hay amor. Es algo lindo, dos artistas trabajado juntos y cuando se quieren eso es maravilloso”.

“Dibujo mejor de lo que pienso, de lo que hablo o de lo que escribo”, señaló Rubén Toledo, quien dice que su esposa fue “valiente” al contar su historia y que “valió la pena” todos los años que le tomó conquistar su corazón.