La pesadilla del sheriff de San Francisco

Tenía un futuro político promisorio, acababa de ser electo para el cargo, pero el moretón que le hizo a su esposa, ha puesto en peligro su cargo
La pesadilla del sheriff de San Francisco
El suspendido sheriff de San Francisco, Ross Mirkarimi ha vivido una pesadilla, dice. Su esposa está en Venezuela con su hijo.
Foto: AP

El suspendido sheriff de San Francisco, Ross Mirkarimi ha vivido una pesadilla en los últimos meses, que como él mismo dice ni en sus sueños más locos se imaginó.

Tenía un futuro político promisorio, acababa de ser electo para el cargo, pero el moretón que le causó en el brazo a su esposa hispana, la actriz Eliana López al calor de una discusión, antes de ser juramentado, ha puesto su carrera pública en un peligroso suspenso.

Una interrupción decretada por el alcalde de San Francisco, Ed Lee el 19 de marzo cuando lo suspendió del cargo al asegurar que el sheriff no está calificado después del incidente de violencia doméstica que tuvo con su esposa. Por su parte, Mirkarimi asegura, sin negar que cometió un error al sujetar fuertemente y magullar a Eliana Lopez, que peleará con hechos por regresar al cargo.

Las mujeres y activistas latinas de San Francisco, agrupadas en el Comité de Padres Unidos, una organización de inmigrantes creada en 1988, han salido en defensa del sheriff, su esposa y los votantes que lo eligieron.

No sorprende esta apasionada defensa del sheriff sí se considera que éste durante los siete años que estuvo como supervisor de San Francisco defendió sus causas. De hecho, los latinos temen perder un aliado en caso de que sea suspendido de manera permanente.

“Hay toda una campaña pública y política en contra del sheriff que está dañando gravemente a su familia y su carrera, y no lo vamos a permitir calladamente”, dijo Silvia Ramirez, una de las activistas latinas que apoyan a Mirkarimi.

“Se ha llegado al extremo de iniciar una investigación en la que se está gastando muchísimo dinero de nuestros impuestos –se habla de más de un millón de dólares, y que aleja la atención de los supervisores y nuestros oficiales públicos de los problemas que tenemos y la solución que se les debería de dar”, sostuvo Ramírez.

La Junta de Supervisores tendrá la última palabra sobre el futuro político de Mirkarimi con base en las recomendaciones de la Comisión de Ética.

Eliana López confió a La Opinión en entrevista telefónica desde Venezuela donde está con su hijo Theo de tres años, que el problema se desencadenó cuando le pidió a una vecina, Yvori Madison, a quien consideraba abogada que le tomará una cinta de video mostrando el moretón, por sí la necesitaba en un futuro.

“Lo que sucedió es que Madison sin mi autorización llamó a la Policía cuatro días después, y a partir de ahí se abrió todo un circo mediático”, explicó.

La Opinión contactó al sheriff Mirkarimi y le preguntó cómo podría explicar a los San Franciscanos que debe continuar en el puesto a pesar de la condena por violencia doméstica; y qué se pueden confiar en él.

“Lo que yo hice estuvo equivocado. Así que por voluntad propia, meses atrás, entré a terapia, y una vez que el caso se solucionó, me inscribí para recibir consejería”, dijo.

Y agregó que un esfuerzo por dejar el asunto atrás, se declaró culpable de un delito menor que no le impide servir como sheriff.

“Pero en lugar de eso, el alcalde Ed Lee me suspendió sin pago y llamó a la Junta de Supervisores para destituirme de la oficina para que la fui electo debidamente”, indicó.

En su campaña como candidato, Mirkarimi se comprometió a mejorar la seguridad pública y dijo creer en el poder de la redención por lo que nunca ni en sus pesadillas más descabelladas, aseguró, se imaginó que podría él mismo ser un ejemplo de la necesidad propia de ser redimido.

“A mí me permiten hablar por teléfono con mi hijo (en Venezuela). Pero no puedo contactar a Eliana, a pesar de repetidas peticiones de ambos al fiscal y la corte”, comentó.

El sheriff habla por Skype con su hijo todas las noches por una hora y le cuenta cuentos y canciones. “Pero la conversación cambia cuando me pregunta, papi tu estás en San Francisco, cuándo vamos a verte. Las preguntas siguen y algunas veces no tengo respuesta, porque no hay ninguna”.

Según Mirkarimi su familia ha sido destrozada y la destrucción ha tomado lugar en nombre de proteger a su esposa. Una protección que ni ella pidió ni quiso.

Eliana López precisó que cuando le pidió a quien consideraba su amiga tomarle un video cinta del moretón nunca quiso poner a su esposo en la condición de linchamiento político en la que se encuentra.

“Lo que mi esposo hizo fue inaceptable. Y no estoy en negación, creyendo que no tenemos problemas personales. Tenemos un matrimonio joven, con diferencias culturales, de lenguaje, de país, edad y formación con los cuales lidiar”, sostuvo.

No obstante, enfatizó que la situación en la que se encuentra metido su esposo fue planeada con la intención de inhabilitarlo de por vida

Mirkarimi planea sostenerse en el cargo al que fue electo diciendo la verdad. “Planeo mostrar a través de evidencias que no hay una base de hechos para estos cargos de mala conducta”, expuso.

“Espero que los supervisores evalúen independientemente todos estos asuntos porque más que el destino del sheriff Ross Mirkarimi, lo que está en juego también es la integridad de un proceso en un juicio”, consideró.