Siete ciudades se unen a protestas estudiantiles en Guatemala

Los manifestantes exigen la renuncia de la ministra de Educación, Cynthia del Águila, a quien responsabilizan del conflicto desatado hace más de dos meses
Siete ciudades se unen a protestas estudiantiles en Guatemala
Varios estudiantes suben a una ambulancia después de evacuar las instalaciones de un instituto en el que las fuerzas de seguridad recuperaron el control ayer.
Foto: Archivo

Guatemala – Las protestas de los estudiantes de educación media de Guatemala se extendieron hoy a al menos siete ciudades del país, en repudio a lo que denominaron “acciones represivas” de parte del Gobierno en contra de los alumnos de la capital.

Medios locales reportaron que desde las primeras horas de hoy cientos de estudiantes bloquearon las principales carreteras de ingreso a las ciudades de Quetzaltenango, San Marcos, Zacapa, Chiquimula, Huehuetenango, Retalhuleu y Totonicapan.

Los estudiantes exigen la renuncia de la ministra de Educación, Cynthia del Águila, a quien achacan la responsabilidad del conflicto desatado hace más de dos meses por tratar de “imponer” reformas al currículo de la carrera de maestros de educación primaria.

Las escuelas normales de la capital donde se imparte esa carrera, que permanecieron ocupadas por los estudiantes que se oponen a los cambios durante 40 días, fueron desalojadas anoche por las fuerzas de seguridad sin que se produjeran incidentes.

Sin embargo, al menos cinco planteles del interior del país continúan ocupados por los alumnos.

El Gobierno convocó a los estudiantes para que se presentaran a sus centros educativos a partir de hoy para reanudar las actividades académicas y garantizó que proporcionaría seguridad por medio de la Policía Nacional Civil (PNC).

Aunque algunos alumnos acudieron al llamado para recibir clases, la mayoría ha optado por concentrarse en diversos puntos de la capital para, según uno de sus líderes, “analizar las medidas a tomar”.

El Gobierno advirtió ayer, luego de un violento enfrentamiento entre estudiantes y agentes antidisturbios de la PNC, que se saldó con más de medio centenar de heridos, entre ellos dos ministros de Estado, que “no permitirá” más protestas y calificó a los alumnos de “delincuentes”.

En declaraciones a periodistas, el presidente Otto Pérez Molina dijo que “no se está imponiendo nada” a los estudiantes y que lo que se busca es “modificar el plan de estudios para que haya calidad de educación”.

El mandatario aseguró que “estamos abiertos al diálogo” con los estudiantes, pero advirtió que “cuando sea necesario poner orden lo vamos a hacer cumpliendo con la ley y respetando los derechos humanos”.

Las protestas en contra de la decisión del Gobierno empezaron desde hace más de dos meses y los intentos de diálogo convocados por las autoridades han fracasado debido a que los estudiantes denuncian “imposiciones” de parte del Ministerio de Educación.