Los números del LAPD

No hay una correlación entre la cifras de incidentes de tiroteo y las amenazas a los oficiales
Los números del LAPD

La consistencia es una pieza fundamental a la hora de recaudar datos. De lo contrario, ocurren las discrepancias como la que existe en cuanto a los tiroteos en donde hay de por medio agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD). Esta es una confusión que no contribuye a la imagen de transparencia que quiere dar el LAPD.

Por ejemplo, si una persona amenaza con arma blanca o revolver a 15 policías, este incidente es contado como 15 agresiones contra la policía. Al mismo tiempo, si en este incidente disparan los 15 oficiales contra el sospechoso, se considera que es un solo tiroteo.

Esta es la manera en que el LAPD contabiliza su estadística sobre el uso de violencia de sus agentes, según el reporte del Inspector General del LAPD, Alex Bustamante presentado a la Comisión de Policía.

El problema es que el dato recaudado, de esa forma, lo utiliza el jefe Charlie Beck para explicar que existe una correlación entre el número de tiroteos de sus agentes y la cantidad de amenazas en su contra, y así explicar un aumento en los tiroteos.

Esta es un mala matemática para la explicación, porque el LAPD no contabiliza de igual manera los incidentes. Por un lado, cuenta a los oficiales cuando hay una amenaza hacia ellos, pero solo cuenta el número de incidentes cuando están involucrados en un tiroteo.

Esto no significa que el LAPD esté violando alguna ley y es muy posible que sea cierto que el Departamento de Policía este siguiendo guías impuestas desde afuera. Pero no es correcto que el jefe Beck mezcle las peras con las manzanas para endulzar la explicación de las estadísticas en los tiroteos.

Lo mejor para el LAPD es seguir la recomendación del Inspector General de estandarizar la forma en que se contabilizan las estadísticas sobre el uso de fuerza de los agentes policiales. Así se sabrá con más certeza las causas detrás del aumento de incidentes de tiroteo.

De esta manera, no habrá confusiones ni sombra sobre la transparencia del LAPD en casos tan delicados como el uso de la fuerza.