Afirman que nueva ordenanza protegerá a indocumentados en Chicago

Activistas advierten que ordenanza Familias Seguras no estipula un castigo claro para los policías de Chicago que la incumplan
Afirman que nueva ordenanza protegerá a indocumentados en Chicago
El alcalde Rahm Emanuel y aliados en la biblioteca de la secundaria Little Village Lanwdale High School.
Foto: Belhú Sanabria

Chicago.- El alcalde de Chicago Rahm Emanuel presentó hoy la ordenanza Familias Seguras, normativa que permitirá proteger a los inmigrantes indocumentados y evitará que la policía indague sobre su estatus migratorio, siempre y cuando no hayan cometido delitos graves. No obstante, activistas advierten que no se estipula un castigo claro para los policías que incumplan la ordenanza.

Con esta ordenanza se busca convertir a Chicago en la ciudad más amigable con los inmigrantes.

“Esta ordenanza convierte a Chicago en ciudad líder a nivel nacional en dar la bienvenida a aquellos que contribuyen a nuestra economía”, dijo Emanuel en la biblioteca de la secundaria Little Village Lanwdale High School.

“Esta [ordenanza] evitará que los habitantes de Chicago que respetan la ley sean injustamente detenidos y deportados, y se asegurará de que Chicago sea una ciudad acogedora, multicultural y global, donde la gente tiene acceso a los servicios que necesitan para contribuir a nuestra ciudad”, añadió el alcalde.

Según el congresista Luis Gutiérrez (D-IL) existe una diferencia grande en cómo se trata a los inmigrantes en Arizona y cómo se les trata en Illinois.

“En Chicago se respeta a los inmigrantes. Aquí van a ser protegidos aún por la policía de la ciudad de Chicago y nadie de esta ciudad que quiera combatir el crimen debe temer a nuestra policía, porque ellos están para servir a todos los que somos ciudadanos en esta ciudad”, dijo Gutiérrez.

La medida, que se introducirá en el Concilio Municipal el próximo 25 de julio, indica que se protegerá a los inmigrantes que no hayan cometido delitos graves; es decir, que no tengan antecedentes penales como órdenes de arresto por infringir la ley local o federal; o que hayan sido convictos por crímenes y estén ilegalmente en los Estados Unidos.

OPINAN LOS INMIGRANTES

Para Germán Jacobo, de 38 años y natural de Michoacán, México, esta es una excelente noticia “en vista de que hay tantas redadas y deportaciones”.

“En algunos casos a las personas nos paran por cualquier cosa. A mí me han parado policías blancos, hispanos, afroamericanos. Entiendo que ellos tienen que hacer su trabajo, pero a lo que no tienen derecho es de estar preguntándote por tu estatus migratorio”, opinó.

El guatemalteco Carlos Méndez, de 55 años, señaló: “Me parece bien que el alcalde apoye a los inmigrantes porque no es justo que se viva bajo sospecha o miedo”.

“Qué bueno que siempre hay personas que se levantan a favor de los inmigrantes quienes han contribuido tanto a este país”, dijo Méndez, quien tiene permiso de trabajo y puede residir legalmente en Estados Unidos.

CON CAUTELA

Con la experiencia vivida en años pasados, Jorge Mújica, líder del Movimiento 10 de Marzo y activista pro derechos de los inmigrantes dijo a La Raza que debería existir una sanción a quien incumpla con la ley o con la ordenanza en cuestión.

“En marzo del año 2006 hubo una ordenanza propuesta por el concejal Danny Solís; (…) no contenía ningún castigo. Supuestamente no debes violar la ley, pero si lo haces como policía, lo único que puede hacer la persona es quejarse ante la ciudad de Chicago para que se tome alguna medida administrativa”, alertó Mújica.

“Mientras a ti de deportan a lo mejor suspenden al policía por una semana del trabajo, por el hecho de que no existe castigo para quien viole este tipo de ordenanza”, advirtió.

Aunque la cataloga como algo positivo para la comunidad, el sacerdote José Landaverde, de la Misión Católica Anglicana Nuestra Señora de Guadalupe y activista pro inmigrante, ve esta iniciativa con cautela porque “puede que esto tenga una connotación tremendamente política, porque estamos en campaña y el alcalde quiere generar votos entre los familiares de los indocumentados que son ciudadanos”.

Sin embargo, Landaverde apuntó que “es un paso positivo y las demás ciudades alrededor del condado de Cook y del estado de Illinois deben seguir este mismo ejemplo para tratar a nuestra comunidad inmigrante con dignidad, porque para cualquier alcalde en Illinois, que quiera gobernar bien, va a tener que respetar al pueblo inmigrante indocumentado”, puntualizó Landaverde.

SEGURIDAD

El concejal Danny Solís (D-25) coincidió en la importancia de que Chicago se ponga como ejemplo al resto del país.

“Me pareció importante lo que el alcalde dijo de que hará una recomendación en la conferencia de alcaldes de esta nación para que ellos tomen esto como un ejemplo que ellos también puede implementar”, dijo Solís.

Por otro lado, el comisionado del condado de Cook Jesús “Chuy García” dijo en una declaratoria que aplaude la iniciativa “por unirse a nosotros en nuestros esfuerzos para proteger a todas las comunidades de la discriminación racial, el acoso y la detención ilegal con el anuncio de nuevas medidas de protección para los inmigrantes”.

Varios funcionarios y activistas argumentaron que la medida ayudará a mejorar la relación de los inmigrantes indocumentados con la policía.

Michael Rodríguez, director de la organización Enlace Chicago, dijo a La Raza que “con esta ordenanza nuestra comunidad va a ser más segura y va estar más presta a hablar con la policía cuando hay algún problema”.

“El que los inmigrantes y sus familias no estén sometidos a la discriminación racial, esto fortalecerá la relación entre la policía de Chicago y las comunidades inmigrantes y así lograremos que toda nuestra ciudad sea más segura”, destacó en una declaratoria Lawrence Benito, director de la Coalición de Illinois por Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR).

Y Juan Rangel, presidente de la United Neighborhood Organization (Organización de Vecindarios Unidos -UNO), está de acuerdo.

“Si vemos que el nivel de crimen ha aumentado en la ciudad en barrios como La Villita, es aún más importante que los residentes se sientan a gusto, cómodos de poder reportar el crimen, para el mejoramiento de la comunidad”, dijo Rangel.

“Si tienen temor de que va haber represalias de parte de los pandilleros en contra de ellos, y a esto le agregan el temor de que a lo mejor los vayan a denunciar con inmigración, eso va a incrementar la posibilidad de que la gente no vaya a reportar crimen, lo cual nos afecta a todos”, declaró Rangel a La Raza.