Millonario acuerdo con Wells Fargo por discriminación

Otorgó créditos más caros a sus clientes latinos y afroamericanos.

Guía de Regalos

Millonario acuerdo con Wells Fargo por discriminación
James M. Cole y Thomas Perez, del Departamento de Justicia, en el anuncio de que Wells Fargo pagará $175 millones.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.- El gobierno aseguró ayer, que entre 2004 y 2009, cerca de 19,000 hispanos recibieron un trato discriminatorio, por parte del gigante hipotecario, Wells Fargo. El banco se comprometió a pagar 175 millones de dólares, asociados a casos en 36 estados, además del Distrito de Columbia.

La Administración insistió en que la empresa discriminó a latinos y cerca de 15,200 afroamericanos, sólo por su color de piel y país de origen. El banco habría otorgado préstamos de alto riesgo a 2,350 afroamericanos y 1,650 latinos, aún cuando prestatarios caucásicos accedieron a hipotecas regulares, con las mismas calificaciones de crédito.

Durante este mismo periodo Wells Fargo habría cobrado honorarios más altos a 12,850 afroamericanos y 17,150 latinos, en comparación con clientes blancos.

Como resultado, las víctimas experimentaron tasas de interés más altas, cargos excesivos, multas y alzas futuras en sus pagos. El gobierno explicó que entre 2004 y 2008 postulantes hispanos altamente calificados, tenían una probabilidad tres veces mayor, de recibir préstamos de alto riesgo.

“La demanda es la culminación de una pesquisa sobre las políticas, prácticas y procedimientos de Wells Fargo, que incluyó una revisión de documentos internos en la compañía y datos de más de 2.7 millones de préstamos originados entre 2004 y 2009”, explicó James Cole, subprocurador del Departamento de Justicia.

“Muy frecuentemente, los clientes latinos y afroamericanos de Wells Fargo no tenían idea de que podrían haber obtenido un mejor trato, ni tampoco que personas blancas con el mismo crédito, pagaban menos. Eso es discriminación con una sonrisa”, enfatizó.

La demanda especificó que Wells Fargo ganó dinero basado en las tasas de interés y los cargos. Además, señaló que generó incentivos para sus empleados, compartiendo las ganancias con ellos.

“Well Fargo tenía información sobre la raza y el origen nacional de cada prestatario. El banco sabía, basado en su sistema de monitoreo interno y reporte, que sus políticas estaban resultando en discriminación”, detalló el documento.

4,500 víctimas se situaron en Los Ángeles; 4,100 en Miami; cerca de 4,000 en Nueva York; 3,200 en Chicago, 2,100 en San Francisco; 1,400 en Atlanta, 1,170 en Houston; 1,300 en Riverside y 1,030 en Filadelfia, entre otras.

“Los reguladores de bancos debieron haber investigado esto años atrás y no hicieron nada. El daño es irreparable, la gente que perdió sus casas no podrá recuperarse financieramente por décadas”, insistió Kathleen Day, vocera del Center for Responsible Lending.

Un reporte de OCC mostró que el 30 de junio de 2011, 28.1% de los préstamos de alto riesgo a nivel nacional, habían caído en ejecuciones hipotecarias, en comparación con sólo un 5.5% de los préstamos regulares.

“El acuerdo es una desilusión. La discriminación del banco fue criminal y a pesar de eso, nadie está siendo procesado, ni tampoco irá a la cárcel. El pago inicial de 125 millones de dólares es una miseria, considerando cuántas personas fueron discriminadas”, comentó Liz Ryan, directora de política de National People’s Action.

Entre 2004 y 2006 la sección de préstamos hipotecarios de Wells Fargo reportó ganancias de 13,500 millones de dólares.

Por su parte, el banco especificó en el acuerdo con el Departamento de Justicia, que no existe una prueba con respecto a los temas reclamados por Estados Unidos y que ha tratado a todos sus clientes de manera justa.

Comentó que accedió a la oferta del gobierno, para “evadir riesgos, gastos y cargas asociadas con el litigio y para resolver voluntariamente la demanda”.

El gigante hipotecario dará 125 millones en compensaciones a los prestatarios y 50 millones en retribuciones directas, por asistencia en pagos, a residentes en ocho áreas metropolitanas, donde la práctica tuvo un impacto significativo.

Además, se comprometió a realizar una revisión de cumplimiento interno, en un conjunto de sus préstamos de alto riesgo, para identificar clientes hispanos y afroamericanos a quienes se les hubiera asignado este tipo de servicio.